Inicio > Uncategorized > Qué tienen que ver la política y la gastronomía con “la otra música”?

Qué tienen que ver la política y la gastronomía con “la otra música”?

Que qué tienen que ver las recetas de cocina, las cuestiones sobre política y las reflexiones sobre filosofía y épocas pasadas que escribo en mi blog, con la “otra” música y  La “otra” música ?-(ése es el nombre del blog)-.

Me preguntan algunas personas lo anterior, y me reiteran que en un blog escrito por mí esperaban encontrar música, música, y más música… (y confiesan que también: Algunos chismes, revelaciones y memorias de mis amores, mujeres y aventuras), pero que les sorprende hallar textos y fotografías sobre materias y asuntos que no habían asociado conmigo.

La principal razón de esta diversidad proviene de que durante toda mi vida he sido inquieto, curioso, apasionado por aprender y conocer… y multidisciplinario. Poeta desde los cinco años y medio, declamador desde los tres, estudiante de piano desde los siete, astrónomo aficionado a los once, ufólogo a los doce, estudiante de Yoga y de disciplinas orientales  y esotéricas a los trece… y así sucesivamente en una riqueza de asuntos  e intereses de los que iré dejando constancia y recuerdos por aquí.

Pero el principal motivo por el que siento la necesidad de hablar de muchas otras cosas asociadas a la “otra” música, es porque no existe actividad aislada de su entorno y cada quehacer humano manifiesta la influencia de los demás quehaceres.  Las artes de una sociedad son fiel reflejo de la realidad socioeconómica y cultural de la misma. Cuando hablo con orgullo y gusto de la “otra” música me refiero a aquella que no es producida empresarialmente con el único afán de vender y ganar dinero, y para la cual los parámetros artísticos no están en función de imitar o copiar la música de “éxito” que otros hacen -y que está sonando a cada rato en la radio y la televisión-, con el afán de participar de dicho “éxito“. Ésta, la que yo hago -y otros también, aunque estemos en diferentes estilos y categorías- es la “otra” música: Con letras y textos diferentes, profundos e interesantes (como la canción de hoy -del blog-, que estás escuchando (CÓMO PASA EL TIEMPO…!), o puedes hacerlo dando click en el widget de soundcloud.com que aparece al final de esta entrada); con progresiones armónicas e instrumentaciones distinas y originales; con arreglos y estructuras que no siguen lo común y trillado sino que buscan lo novedoso y distinto; con un respeto máximo por la idea musical, por encima de los requerimientos del mercado, al grado de que para nosotros lo importante no es hacer una canción de tres minutos para que pueda ser tocada en la radio, sino, más bien, hacer una obra que la gente tenga el deseo de escuchar de principio a fin cuando se siente en su casa a disfrutar la audición de un CD…

Y es ahí donde hablar de otros asuntos está directamente relacionado, pues no es aislado ni fortuito que nos vaya mal en el Mundial y en los Juegos Olímpicos, ni que estemos dentro de los primeros lugares en el ranking de países más corruptos, con más narcotráfico,  y tengamos el primer lugar en obesidad infantil y en porcentaje de adultos obesos, y existan más de cincuenta millones de mexicanos viviendo en la pobreza extrema, y padezcamos un analfabetismo equiparado dramático…, y mil cosas más. Todo ello, todo junto, es producto de nuestra miserable realidad socioeconómica y de las fallas de un sistema político y de gobierno que no lleva -como muchos quisieran decir- diez años castigándonos, sino más de ochenta (aunque desde el cambio de curso, las dos últimas administraciones se hayan esmerado en demostrar una incompetencia e injusticia aun mayores que las anteriores). Así que para lograr efectivamente imponer una música diferente – así como una cultura diferente, un nivel deportivo diferente, una programación televisiva diferente, una literatura diferente a ser vendida en los puestos de periódicos y revistas, una educación primaria diferente, hábitos de alimentación diferentes, etc.- tendríamos que empezar por cambiar, de raíz, nuestra realidad económica, política y social, y por erradicar vicios y enfermedades. No es posible tratar de enseñar al pueblo a comer bien… cuando, para empezar, no tiene ni siquiera qué comer! De modo que hablar de lo mal que estamos en otras áreas, o proponer cosas buenas en las mismas, y recordar cuando no estábamos tan mal…, viene a ser absolutamente coherente con la idea de este blog, que pretende defender la “otra” música, e imponerla, aunque eso siga siendo una tarea quijotesca, mientras todo lo demás en nuestra situación como país, siga tan pésimo como está.

Pretender que nos oirán en medio del desierto… es soñar. Pretender que, cuando nos oigan, el desierto florecerá… es soñar. Pero quizá, por el momento, en este país , eso sea lo único que nos quede. Mientras pasa el tiempo…

Canción: CÓMO PASA EL TIEMPO…! (L.y M. Sergio Andrade) del CD Doble CÓMO PASA EL TIEMPO…! / SERGIO ANDRADE y su Grupo /amarantoRECORDS / 2010

_____

_____

NOTA: Todas las fotografías a color de este blog están protegidas autoral e intelectualmente y con Derechos de Explotación Reservados a favor de EXCIS S.A. de C.V., Sergio Gustavo Andrade Sánchez; y -la de hoy y aquéllas que provienen del booklet interior del CD con imágenes sobre nuestra realidad mexicana-: Gustavo Guillermo Pérez “Madgus” (un señor fotógrafo!).

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: