Inicio > Uncategorized > Lúcete con tu pareja…, prepárale una quiche lorraine!

Lúcete con tu pareja…, prepárale una quiche lorraine!

Lúcete con tu pareja…, prepárale una quiche lorraine!

En lo que volvemos al Estudio de Grabación para seguir grabando mi próximo CD -lo cual ocurrirá probablemente hasta después de las Fiestas Patrias (saluuud!)- paso los días escribiendo poemas y comiendo, ensayando las canciones y comiendo, leyendo un par de libros mientras como, … y preparando platillos para las diferentes comidas del día. Nuestros abuelos decían que permanece unida la familia que come unida; yo prefiero decir que permanece unida… la familia que cocina unida.

La experiencia de cocinar en familia es maravillosa: los niños aprenden a conocer los valores alimenticios y energéticos de los diferentes ingredientes, aprenden los procesos de preparación (y -lo más importante- el valor del esfuerzo y del cuidado con la finalidad de preparar algo que les reportará tanto un placer cuanto un beneficio-, aprenden, por consiguiente, a comer más sanamente; nosotros los hombres, aprendemos a cocinar mejor; los hijos e hijas mayores aprenden el valor de la convivencia y el esfuerzo conjunto en familia; y la señora… la señora… quizá aprenda un día que ella podría participar también y se anime a guisarnos algún plato una semana de éstas.

El mundo ya no es lo que era -como dice mi canción-, y resulta que aunque las más nuevas generaciones muestran un renovado interés por cocinar, y hasta hay un florecimiento de las escuelas y universidades gastronómicas, ha habido un trío de generaciones por ahí que, a raíz de los movimientos de liberación femenina, dieron por sentado que así como las mujeres que se preciaran de serlo debían quitarse el brassiere y andar con los pechos saltantes, prometedores y desafiantes bajo las T-shirts, debían echar también al aire y por la borda, sartenes, ollas y delantales. De modo que hay por ahí algunas generaciones de mujeres a las que no sólo no les gusta cocinar sino que, además, no quieren, y por añadidura -lógicamente- no saben! Hace unos años cuando le pedí a una pareja mía que me hiciera el favor de cocer un huevo, me preguntó que dónde estaban el hilo y la aguja, …que en qué cajón! (Alguien podría decir que ése es un problema de lingüística, pues seguramente las mujeres españolas saben perfectamente la diferencia entre cocer y coser).

Pero, mañana Domingo, es una buena oportunidad de lucirse con la pareja preparándole algo sabroso. Aparte de todo, para festejar el dichoso Bicentenario (chauvinistas: por favor entiendan eso de dichoso, literalmente y no comiencen a salirme con sus críticas de que no soy patriota); así que, como no todo tiene que ser huauzontles, ejotes con huevo, tortas de tamal, albóndigas en chipotle, chiles rellenos y mole poblano (por otra parte, deliciosos, no me malentiendan, eh?), podemos intentar un plato, digamos, más cosmopolita, ya que el efecto del festejo seguirá siendo el mismo: acabar borrachos, con el estómago lleno y roncando.

Manos a la obra, pues: Ya seas un novio deseoso de hacer méritos, o una novia prendida por el romance, o un amigo con las peores intenciones, o un señor mandilón, o un hombre muy macho, seguro de sí, sin temores a ponerse el delantal, o una señora de las generaciones pasadas, sumisa, dulce y cocinera, o una esposa de las nuevas generaciones que prefieren comprar Knorr Suiza, Maruchan, arroz precocido, frijoles en lata, o esas bolsas de plástico que traen las verduritas ya en juliana, lúcete con tu pareja y prepárale esta fácil receta…. una QUICHE LORRAINE !:

Harina de Trigo 150 grs.

Sal y Pimienta Negra (de preferencia recién molida)

3 Huevos

Mantequilla 75 grs.

Tocino Ahumado 150 grs.

Queso Rallado Fontina 150 grs. ( O algún otro que se funda bien)

Crema Líquida 125 grs.

1 pizca de Nuez Moscada

Pon 150 gramos de harina de trigo en un tazón, hazle un hueco en el centro, y agrégale un poco de sal, un huevo y 75 gramos de mantequilla cortada en trocitos. Integra todo y forma una masa en forma de bola, aplástala y vuélvela a amasar hasta formar la bola de nuevo. Envuélvela en película de plástico transparente (o en una bolsa de plástico… pues!) y métela 2 horas al refrigerador. Sácala después de esas dos horas,extiéndela con un rodillo hasta que quede de unos 3 milímetros de grosor y colócala sobre un molde refractario previamente enmantequillado, y pícala numerosas veces con un tenedor. Precalienta el horno a 220 grados centígrados.

Corta en dados 150 gramos de tocino ahumado, y dóralos ligeramente en la sartén. En un tazón bate dos huevos y mézclalos ahí mismo con 125 gramos de crema líquida condimentando la mezcla con una pizca de nuez moscada, pimienta negra y una pequeña cantidad de sal.

Coloca el tocino dorado sobre la masa que está extendida en el molde, agrégale 150 gramos de queso Fontina rallado, esparciéndolo sobre la masa y vierte sobre todo ello la mezcla de la crema líquida con los huevos, la nuez moscada, la sal y la pimienta.

Mételo al horno durante unos 25 minutos aproximadamente y sírvelo caliente, de preferencia (aunque la quiche lorraine tiene la ventaja de saber deliciosa también a temperatura ambiente y hasta recién sacada del refrigerador)

FELIZ DOMINGO!

_ _ _ _

iTunes

amazon MP3

bandcamp

cdbaby

MÁS de SERGIO ANDRADE

SERGIO ANDRADE en TWITTER

CANAL DE VIDEOS

Más información sobre SERGIO ANDRADE,       y Vídeos:

  1. Jesús García
    septiembre 12, 2010 en 5:33 am

    Mmmmmmmmmmmmmm, qué delicia!! En cuanto tenga chance lo voy a preparar! 😛

    Desgraciadamente yo no podré tener feliz domingo porque fuí víctima de la delincuencia… Así que, no me queda más que comenzar a recuperar todo lo que me quitaron. Ni modo… gajes de ser mexicano. ¡Feliz Bicentenario!

    • septiembre 12, 2010 en 2:21 pm

      La receta de la quiche,adems de todo, es muy fcil, as que anmate! Desconozco la dimensin y el origen de tu percance, pero son -como dices- las consecuencias de seguir viviendo en este cuchitril, donde la delincuencia reina… SALUDOS Y NIMO! SERGIO ANDRADE

  2. Elisa
    septiembre 12, 2010 en 6:19 pm

    Me declaro culpable

  3. Elisa
    septiembre 12, 2010 en 7:36 pm

    Pero no quiere decir que no me gusten las labores domésticas. Incluso me encantan. Las hago muy alegre con mis audífonos puestos. Lavo los baños, barro, trapeo, lavo la ropa, plancho, sacudo, coso, acomodo y clasifico, pero por favor no me hagan cocinar jajajaja (se me quita el hambre) ni manejar… (múltiples motivos).

    Me hubiera gustado tener una mamá bien hogareña para aprenderle la manera de cocinar, pero ella está en un “lugar mejor” (en un casino).

    Gracias por las recetas que publica, quizá un día salven mi matrimonio.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: