Inicio > Uncategorized > EL ÚLTIMO TANGO EN PARÍS, a casi 40 años, y ya sin María Schneider(q.e.p.d.)

EL ÚLTIMO TANGO EN PARÍS, a casi 40 años, y ya sin María Schneider(q.e.p.d.)

EL ÚLTIMO TANGO EN PARÍS, a casi 40 años, y ya sin María Schneider(q.e.p.d.)

Hoy, 3 de Febrero de 2011, murió Marie Christine Gélin, conocida mundialmente por su nombre artístico Maria Schneider. El próximo año (2012), se cumplirán 40 años  del estreno de una de los filmes más controvertidos y socialmente impactantes en la historia del cinematógrafo: ÚLTIMO TANGO EN PARÍS. Los homenajes, ediciones especiales y conmemoraciones que seguramente se llevarán a cabo, tendrán un sabor especialmente nostálgico, por la ausencia en ellos de Maria, por la constatación del rápido paso de la vida. Pero la magia del cine, la religión del Siglo XX, es tal, que nosotros no sentiremos la falta en ellos de la casi sexagenaria fallecida hoy, pues para el mundo, Maria Schneider seguirá por muchos años allí, presente en las contraluces del departamento parisino, con sus conflictos emocionales, sus brazos y piernas atrapantes, su seriedad ansiosa, y sus frescos y húmedos diecinueve años…

Fue en 1972 cuando Bernardo Bertolucci -director de cine italiano nacido en Parma en el año 1941- gestó para el público un filme sui géneris y -para aquella época -inédito en cuanto a su forma, estilo, temática, estructura, modalidad, tema y tratamiento del mismo.

Y fue precisamente el 14 de octubre de 1972 cuando se presentó El último tango en París en el Festival de Cine de Nueva York, generando una admiración incondicional en críticos cinematográficos tan exigentes -y, normalmente, exageradamente parcos en sus adhesiones y alabanzas- como Paulina Keal.

Las masas de cine-espectadores se conmocionaron morbosamente con la curiosidad malsana de los que no habían visto la película, azuzada  por aquellos comentarios ultra escandalosos de los que se espantaron al ver cómo Marlon Brando le untaba celosa, creativa y enérgicamente mantequilla en el culo a Maria Schneider, y otras lindezas por el estilo, y por los gritos de acusación, santiguadas de horror y peticiones de prohibición que los católicos y puritanos -a la manera de lo que harían cuando Scorsese diese a luz su La última tentación de Cristo, aunque por otras razones- levantaron por todas las latitudes pidiendo, además, la quema, vivos, de los perpetradores de semejante crimen pornográfico cinematográfico.

La presencia de Marlon Brando -recién revivido por El padrino, de Francis Ford Coppola, y ya canonizado para ese momento como la figura número uno del firmamento masculino hollywoodiano-, y la inclusión de una actriz prácticamente desconocida pero de sensualidad galopante y busto más que generoso alimentado por la ingestión proposital de grasas para la interpretación del erótico y suculento papel de la heroína, produjeron una reacción realmente química que llevó a los espectadores a abarrotar materialmente las salas de cine.

Aunque nunca pudimos ver el contacto de los genitales -lo que, por otra parte, habría convertido al filme en una variante culta y sofisticada de cualquier producción XXX del cine pornográfico-, la intención de las actuaciones de Brando y Schneider , la pasión soberbiamente actuada y magistralmente fingida por ambos, los detalles novedosos y artísticos de las enmantecadas anales y las cogidas emotivas en escenografías impecablemente estéticas de las zonas ahora reconocidas como eróticas y erógenas de los departamentos vacíos parisinos, las improvisaciones geniales de Marlon Brando sobre sus  fijaciones y complejos psicológicos, y los diálogos obscenos y violentos de franco contenido escatológico entre Paul y Jeanne –los personajes centrales de la trama, hicieron saber al público clasemediero  de todos los países en donde se exhibió -en donde no fue prohibida o desterrada-, que había otra forma de reconocer, disfrutar y vivir la sexualidad; y a los amantes y amorosos de todo el mundo, que había otra forma de entender el amor: quizá aquélla en la que al sexo se le da su verdadera dimensión y no se convierte, por lo mismo, en moneda de comercio ni en motivo de dominio o sujeción, y en donde la relación amorosa ideal debería comenzar no por un apretón de manos y una información de los nombres con los que hemos sido bautizados sino precisamente por la omisión voluntaria y consciente de éstos, la eliminación del cortejo y el pavoneo, y una simple, primaria, concreta y primigenia iniciación inmediata -posterior al primer contacto visual con la pareja potencial- de la relación, por medio de la realización pronta, apasionada y sin rodeos del acto carnal, hasta adentro y hasta el fondo, y por todos lados.

Contra lo que cualquier grupo de hipócritas moralistas pudiera objetar, estamos profundamente seguros y absolutamente convencidos, junto con Bernardo Bertolucci y los creadores conceptuales e interpretativos de la película El último tango en París (1972), que hacer el amor, de entrada, con mutuas ganas, acuerdo y aceptación, en una relación personal-amorosa, y antes que cualquier otra cosa, produciría, en principio, relaciones más sanas, saludables y productivas entre los seres humanos (straights y/o gays). Se acabaría así con tanta manipulación, postergación y desvalorización de otras cualidades más significativas de la personalidad y emotividad humanas, que provocan normalmente (mejor dicho: anormalmente) expectativas, frustraciones y manejos distorsionados  deformadores de la esencia pretendidamente espontánea y honesta del quehacer amoroso, y terminan siendo-por lo mismo- promotoras de relaciones enfermizas magnificadoras de pseudovalores colaterales supervinientes y sobrevivientes únicamente en función de la procrastinación y la sublimación chapucera y absurda del acto sexual.

A aquél que señalare que dicho manejo de los intercambios sexuales en una relación amorosa lleva a la tragedia que el mismo El último tango en París expone en su final, habría que responderle que eso fue precisamente: un final de película proyectado y encajado a fuerza luego de los recovecos manipulados de las improvisaciones dialogadas de los actores, que pretendió causar un efecto determinado en el espectador y proponer una solución tentativa, y, quizá, políticamente no tan escandalosa, para tal cantidad de excesos carnales.

Estamos seguros de que, en la práctica y realidad cotidianas, colocar el acto sexual al principio de toda aproximación amorosa no sería ni priorizarlo ni magnificarlo sino, precisamente, todo lo contrario: desmitificarlo, quitarle la sobrevaloración que la moderna sociedad industrial capitalista moralina y burguesa le ha adjudicado, y colocarlo en su justo lugar. Ayudando, de paso, a un mejoramiento antiséptico de las interrelaciones emocionales humanas.

En la exposición detallada de ese encuentro volcánico aparentemente exaltador, pero en el fondo desmitificador, del sexo, entre un hombre común y corriente y una de las innumerables muchachitas burguesas hipócritas, dizque educadas (“bien“, pues), engaña incautos, que pueblan las calles y familias de nuestro mundo, radica la fuerza de ese filme, ya convertido en hito de la cinematografía mundial, y que nos ubica en una dimensión diferente tanto de las historias a ser contadas por el cine, como de las historias para contar en que podemos convertir nuestras relaciones de la vida real. Historias que deberían de ser, en ambos casos, de gozo, y no de arrepentimiento; de alegría, y no de dolor. Independientemente del final amañado del filme.

La película generó ingresos millonarios, protestas y escándalos, censuras, una novela basada directamente en ella –extraída de ella-(de Robert Alley), y miles de reseñas y críticas, y de estudios y ensayos y comentarios involuntariamente insulsos y fallidamente respetuosos y ensalzadores, como el presente.

A pesar de la proliferación, vulgarización y masificación del sexo pornográfico hasta por Internet -o quizá por eso-, y del mismo avance en los parámetros de tolerancia moral para las películas comerciales del mercado cinematográfico mundial, El último tango en París sigue conservando su poder perturbador, excitante, rebelde, iconoclasta y alternativo. Aún (y aun) en este nuevo siglo de la tecnología informática, y a sus seniles -para las consideraciones de los púberes actuales-  casi cuarenta años.

Las manoseadas calenturientas y apasionadas, físicas y verbales, entre Brando y Schneider, introduciéndose dedos, protuberancias, apéndices carnosos y voluptuosidades en todos los posibles orificios corporales, mentales, espirituales y morales, y la soberbia secuencia emotiva, absurdamente nostálgica, desesperanzada y decadente del baile de tango en el salón, continúan pareciéndome íconos fundamentales del moderno romanticismo cinematográfico.

El  2012  y el 40º aniversario de El último tango en París, de Bernardo Bertolucci, serán seguramente un buen pretexto para la edición de un DVD de colección incluyendo –as always– pietaje adicional, the director’s cut, the making of…, entrevistas, fotografías, semblanzas, comentarios, biografías y demás. Pero, apesar de todo, podría tener más magia, si entre los asistentes a los actos de conmemoración, entre los invitados de honor, pudiéremos descubrir, físicamente, a la mujer mayor, con mirada seria, que seguramente todavía para esas alturas, aún no podría entender del todo la razón ni los alcances de las tomas y secuencias, allá en su juventud, desnuda, complaciente, junto a Marlon Brando, dialogando en silencio los dos en el piso vacío…

————

Para más información sobre libros, novelas, cuentos, poemas, escritos por Sergio Andrade, visita:

AMAZON

http://www.sergioandradeonline.com

…….. 

——————————-

CDs de SERGIO ANDRADE

VIVIRÉ PARA AMARTE, con diez de sus más bellas canciones de amor

Portada y Link del CD VIVIRÉ PARA AMARTE de SERGIO ANDRADE

Contraportada del CD VIVIRÉ PARA AMARTE , de SERGIO ANDRADE

Contiene los Temas:

PARECE

LA MUCHACHA DEL VIOLÍN

EXTRAÑÁNDOTE

TAN JOVEN

LA HORA MÁS TRISTE DEL DÍA

DECIR SU NOMBRE

BUENO EN LA CAMA

TE VAS

 APRENDERÁS

VIVIRÉ PARA AMARTE

_ _ _ _

– A VECES EL AMOR , con diez temas de amor, de los más íntimos y profundos, del cantautor Sergio Andrade

Portada OK

(Portada del CD A VECES EL AMOR…)

Charola A veces el amor...

(Contraportada del CD A VECES EL AMOR…)

Contiene los temas:

– NI UN DOMINGO MÁS

 LA NAVIDAD ES MALA CONSEJERA

– EL CORAZÓN DEBAJO DE LA CAMA

– NO ERA MUCHO PEDIR

 SI DE POR SÍ…

 A VECES EL AMOR…

– LO MÁS TRISTE DE TODO

 VACÍO

– SE ENTIENDE

– TRATÁNDOSE DE TI

_ _ _ _

– SERGIO ANDRADE, sus Éxitos de Festival , con las canciones del cantautor que fueron premiadas en diferentes Festivales Nacionales e Internacionales, como YAMAHA, OTI, Viña del Mar, etc. Para vivir de nuevo una de las etapas más creativas de la música en Latinoamérica. Un CD DE COLECCIÓN.

Contiene los Temas:

JUGUEMOS A CANTAR

AGÜITA DE COCO (Fiesta en mi Pueblo)

SUAVEMENTE

A LA VUELTA DE LA ESQUINA

TIERNO

ESO NO SE HACE

TIEMPOS MEJORES

PARECE (Remix)

LA ÚNICA MUJER SOBRE LA TIERRA

QUISIERA (Canción para Mamá)

_ _ _ _

CD DOBLE CÓMO PASA EL TIEMPO…! de Sergio Andrade y su Grupo, No.Cat.705105457956 , conteniendo 22 canciones -9 en el Primer CD y 13 en el Segundo-. Un CD Doble de Colección con Música de Fusión y Alternativa, Centro y Sudamericana.Homenaje y recuento de nuestras tradiciones musicales más folklóricas. Espacio donde se encuentran la música andina con la música pop, rock,  jazz y clásica, occidentales.
(Portada y Contraportada del Booklet Interior)
1 y 16
(Contraportada del CD )
Charola Cómo pasa el tiempo...! (Parte II)
Contiene los Temas:
CARO
CUBA
_ _ _ _

MIS PREFERIDAS , primer disco de Sergio Andrade, de nuevo en el mercado, digitalizado y re-masterizado.

img para Portada Mis Preferidas OK

1.- No se vale

2.- No era mucho pedir

3.- Extrañándote

4.- Insurgentes

5.- Cada vez que te veo

6.- Tratándose de ti

7.- Divina

8.- Quisiera (Canción para mamá)

9.- Viviré para amarte

10.- Caro

El disco Mis Preferidas en esta versión digitalizada y remasterizada seguirá -sin duda alguna- quedando como un disco de colección y “de culto”, pues es una rara joya que nos permite viajar en el tiempo y experimentar lo más representativo de la música de los años ’80 en nuestro país.

_ _ _ _

PIANO PASSION nuevo CD Instrumental de Sergio Andrade  A la venta en iTunes y demás tiendas digitales . 

Portada(OK)

También en amazon MP3  , Spotify , Google Play, etc.

_ _ _ _

TODOS los CD’s,  A LA VENTA  en iTunes , amazon MP3  ,  Spotify , Google Play  y demás tiendas digitales.

Y en Formato Físico, con Entrega a Domicilio, de venta en:

PARA USA Y EL RESTO DEL MUNDO

PAGO CON PAYPAL PARA USA Y EL RESTO DEL MUNDO

También en:

bandcamp

y en:


PARA MÉXICO En Formato Físico, con Álbum Coleccionable de 16 páginas a color, dedicatoria del artista y Entrega a Domicilio
:

Escribiendo a <amarantorecords@gmail.com>

o en TIENDAS MIXUP

MÁS LIBROS, LETRAS, CDs, POEMAS de SERGIO ANDRADE

CANAL DE YOUTUBE DE SERGIO ANDRADE

  1. Aún no hay comentarios.
  1. abril 27, 2016 en 5:12 pm
    a

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: