Inicio > Uncategorized > DEBATE y ELECCIONES: Nosotros no empezamos a estar jodidos ahora, estábamos jodidos ya desde antes del PAN; o qué, no se acuerdan?Reflexiones sobre la realidad de nuestro país a fines de los noventa, en las moribundeces del Siglo XX

DEBATE y ELECCIONES: Nosotros no empezamos a estar jodidos ahora, estábamos jodidos ya desde antes del PAN; o qué, no se acuerdan?Reflexiones sobre la realidad de nuestro país a fines de los noventa, en las moribundeces del Siglo XX

DEBATE y ELECCIONES: Nosotros no empezamos a estar jodidos ahora, estábamos jodidos ya desde antes del PAN; o qué, no se acuerdan?

Reflexiones sobre la realidad de nuestro país a fines de los noventa, en las moribundeces del Siglo XX

Pensar que con Elecciones

se acabará la miseria,

es creer que con listones

basta pa’ hacer una Feria.

Eso de tener “debates”,

“iniciativas” y “marchas”

es vivir con disparates:

“si no funciona, lo parchas”.

Y mientras, en campo y calle,

los pobres siguen jodidos,

es el pequeño detalle

que olvida todo Partido.

Andrade, con el primer ejemplar de su nueva novela MALALIENTO, sobre el México “Pre-Panista”

Lo dicho: Nuestro flamante Secretario de Asíanda, el señor Cordero -que más bien da la impresión de ser un lobo malintencionado disfrazado de tal-, insiste en querernos ver la cara de sus naguales, darnos atole con el dedo, tapar el sol con un dedo, pues. No se cansa de querer convencernos de algo tan irreal como que la situación de nuestro país no está tan mal y el salario ínimo alcanza para llevar una vida más que decorosa. Ja, ja, ja! (la risa es histérica, pues no se trata ni siquiera de analizar, comparativamente con otras épocas, el poder adquisitivo de los mexicanos que alcanzan a percibir el salario mínimo; se trata de recordar que en nuestro país viven -si a eso se le puede llamar vivir– casi 60 millones de mexicanos en la pobreza extrema. O sea: no es un problema, ni siquiera, de “salario”.

Y el problema ni siquiera viene a ser cuántos millones de mexicanos viven en las más deprimentes condiciones económicas, sino el contraste que se da entre esa infraexistencia y las condiciones de extrema riqueza de unos cuantos. Es decir: es más fácil jalar parejo y para adelante cuando uno toma conciencia de que todos estamos amolados, que cuando, en cuestión de segundos, se pasa de un tiradero de basura y un asentamiento de humanos viviendo prácticamente en la época de las cavernas…, a los rascacielos y centros comerciales de Santa Fe -por decir algo.

Pero lo curioso es que haya demagogos y gente supuestamente “pensante” -seguramente malintencionada-, que pretendan señalar la deprimente situación económica de nuestros

"Y este güey del Andrade, de qué habla, si tantito más y estamos al nivel de vida de los suecos!"

“Y este güey del Andrade, de qué habla, si tantito más y estamos al nivel de vida de los suecos!”

pobres y necesitados, como el argumento substancial para cambiar de dirección al país y regresarlo a esa otra dirección que culminó en el último sexenio del siglo pasado. La terrible situación económica de nuestro país no se gestó a partir del año 2000, con el acceso al gobierno, por parte del PAN; se gestó paulatinamente y de manera sólida, desde muchos sexenios priístas atrás. Lo que el PAN en el gobierno hizo no fue más que ser absolutamente incompetente para empezar a enderezar al país, y faltar a sus promesas -por otra parte tendenciosas, capciosas y malsanas, pues nadie, con medio dedo de frente puede prometer que en seis, doce o dieciocho años, va a salvar a un barco que ya está hundido y a generar una bonanza imposible no sólo por los antecedentes del estado crítico de nuestro país, sino por los intereses creados a nivel de las grandes estructuras del poder y del concierto económico mundial-, ilusionarnos con que, ahora sí, con la oposición en el poder, habría trabajo para la gente y soluciones para las ineptitudes, corrupciones y desmanes de las décadas del PRI  en el poder, y embarcarnos en una guerra civil, más que nada, porque desde tiempos inmemoriales la historia ha enseñado a los políticos que si tienen a un país pobre y sojuzgado bajo su pie, la mejor estrategia para que no se generen olas, es inventarse un enemigo externo y bien definido contra el que “todos unidos” -pueblo muerto de hambre y gobierno- debamos luchar.

“Gracias,pueblo,aún nos quedan veinte años para acabar de meter la pata!”

Con una estrategia así, comienzan las frases de “Echémosle ganas“, “No nos rindamos“, “Todos juntos sí podemos“, “Tienes el valor, o te vale“, y se destilan laboriosamente ideas como esas payasadas de “Iniciativa México” y anexas.  Nada como tener al pueblo como jumento persiguiendo la dichosa zanahoria, y ocupado generando ideas y soñando con que con lo que se le ocurra se podrán resolver problemas que, en principio, el gobierno debió haber sido capaz de resolver por sí mismo (pues para eso se le elige), y desde hace mucho.(Platíquenle de “iniciativas” a la india que vende sus chicles en la esquina de Insurgentes y Puebla, a la anciana que limosnea en la Condesa, a los niños que, en el camellón, mocos resecos sobre la botella de Fanta empinada, esperan a que su mamá vuelva de ofrecer sus mercancías a los automovilistas, para contar frente a ellos las monedas y cargarlos un rato. Para generar monstruos mediáticos esperanzadores y engañabobos, nadie mejor que Televisa, la orquestadora del barniz que cubre las injusticias sociales de nuestro país y le ofrece al pueblo el opio mayor de nuestros días -no la religión, como decían los marxistas-: la televisión corrupta y vendida, al servicio de sus propios intereses y de los de su camarilla de oligarcas, con sus dueños recibiendo “premios” balines por “apoyar la cultura“(?!-WAF!), y sus ejecutivos tweeteando estupideces y frases de libros de citas! (Apoyar la cultura sería algo más que patrocinar exposiciones, dar becas capciosas, organizar simposios y mandar a hacer comerciales con imágenes “glamourosas” de nuestras etnias…)Bien dice el dicho: Dime qué televisión tiene el país, y te diré qué tan fregado está, económica, social y culturalmente…

“Los paseadores de la causa perdida”, parte IV

El negocio se llama, otra vez -y siempre- espectáculo. Espectáculo es el poeta, à la Indiana Jones, marchando pomposamente por las arterias del país y dando palos de ciego (como espectáculo será su próxima asistencia al Congreso); espectáculo es una aprehensión y encarcelamiento, hoy, que debía haber ocurrido muchos años atrás; espectáculo es una mesa gigante llena de narco billetes, cartuchos y armas de alto poder frente a seis secuestradores alineados ante  las cámaras para el show de noticias de la noche; y espectáculo es “el debate” de tres títeres que, convenientemente movidos por los hilos de sus patrones, le hacen al cuento de sacarse sus trapitos al sol, mientras uno de ellos , maquillado como para un guignol del siglo XVIII, casi con dos betabeles en las mejillas, sonríe beatíficamente como idiota mientras los otros le señalan sus miserias -y frente a lo que le increpan y cuestionan, no responde, finge demencia y sólo repite como autómata lo que le señalaron como guión para esa noche:”yo estoy aquí para hacer propuestas…”-. Y la razón de ello, quizá esté en que él sabe, muy dentro de sí, que el espectáculo mayor ya está montado y sólo falta “oficializarlo”: aquél en que será ungido como el nuevo Gobernador, mientras el actual camine con el mismo paso seguro hacia la presidencia de un país que además de falta de cultura, de información y de carácter, está demostrando ahora una absoluta falta de memoria.

“Bajita la mano, ya llevamos dos sexenios; y vamos por MÁS!”

Aclaro que no soy panista, priísta ni perredista. Ni tengo animadversiones personales para con ninguno de los candidatos. Simplemente observo nuestra realidad, nuestra patética y descompuesta realidad, y trato de encontrar una opción, honesta y viable, que, al llegar al gobierno y tener en sus manos el poder, mejore realmente nuestras condiciones de vida y nos permita salir del

“Jooo,jo,jo, qué TERMINATOR ni qué su abuela!Yo soy el efectivo y -sooner or later-:I’ll be back!”

agujero. Desgraciadamente, no veo ninguna. Y todo esto -lo digo una vez más- no empezó en el año 2000, ni con Fox ni con Calderón. A pesar de la inmensa capacidad de ambos para generar ideas y estrategias desafortunadas, tanto daño no pudo gestarse en tan sólo once años. En mi novela MALALIENTO – de reciente aparición en formato digital(eBook) y ya a sólo unos días de aparecer para su venta en formato físico- planteo la forma en que la realidad de nuestro país se fue desarrollando desde finales de los años sesenta, hasta alcanzar el período crítico, entre 1994 y 1999, de su evidente fracaso, decadencia y descomposición. Allí podrán encontrar las consecuencias de los actos de gente como Echeverría, López Portillo, Salinas de Gortari, Zedillo, el Sub-comandante Marcos, y tantos otros que colaboraron activamente para hacer de este país lo que es hoy. Ya en los últimos años del siglo XX era posible darse cuenta de que el fantasma del mal aliento, la depresión y la corrupción, había tomado cuenta de nuestras estructuras, y era posible reconocer la absoluta necesidad de un cambio; pero también era posible intuir -vislumbrar, más bien- que en un país desacostumbrado a los vaivenes ideológicos en el ejercicio del poder, el cambio de tendencia política y la llegada a la presidencia de un partido como el PAN, no traería, en el fondo, nada bueno, más que la convicción y satisfacción de haber sido capaces, por fin, de conseguir el cambio. Eso, en sí. Pero de cosas buenas para el pueblo, ni hablar. Aún el pueblo continúa esperándolas. Y aunque estamos jodidos – y bien jodidos- hoy, podemos recordar que ya lo estábamos desdendenantes (como decía mi abuela).

Andrade, a sus once años. Algo sabrá de aquellas épocas turbulentas!

Mi novela MALALIENTO narra el desarrollo de una generación que estaba en su etapa preadolescente cuando el Movimiento Estudiantil de 1968, y cómo, con los

Portada del libro MALALIENTO (Novela) de Sergio Andrade

años, dicho grupo de jóvenes llegó a tomar el control, aunque ya distorsionado, de los mandos de una sociedad que, en principio, deseaban transformar para bien. Les pesará a algunos políticos leerla, pero es la crónica -no tan ficticia- de una decadencia de ideales, y de la paralela decadencia de un país que, en unas cuantas décadas, pasó de ser ejemplo mundial de riqueza cultural, artística, gastronómica y arquitectónica, a convertirse en referencia obligada cuando se habla de pobreza, violencia, corrupción y narcotráfico. Es muy fácil querer -y pedir, y hasta arrebatar- las riendas, para ser uno el que lleve y conduzca el carro con caballos; y muy fácil es -una vez que uno consiguió hacerse con ellas-, llevar al carro, al caballo y a los pasajeros, directamente, al más vil de los despeñaderos. Aun así, no es en nuestra actual situación donde esté la respuesta de las causas de la tragedia y de lo que ha de corregirse; es en aquella serie de administraciones que precedieron a las actuales, donde habrá de buscarse, y encontrarse, la plagada raíz de un árbol torcido que, a pesar del esperado, cacareado y algarabiado cambio de la empresa de los jardineros, no acaba por dar sus frutos. Sigue valiendo para pura madre. (Con perdón de nuestras mamacitas).

——————–

———-YA A LA VENTA: La novela de SERGIO ANDRADE: MALALIENTO (Partes I y II) , en formatos Físico y Digital amazon.com / kindle.com / http://www.sergioandradeonline.com / o click en la Portada-:

—-
Otras NOVELAS de Sergio Andrade
OK Kindle Imagen Portada PEATÓN (605x963)

OK (1590x2550) Imagen Portada Samuel grande

Twitter:  

 


  1. junio 12, 2011 en 4:19 am

    A México le hace falta más personas como usted, por favor no deje nunca de escribir. ¡Saludos!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: