Inicio > Uncategorized > EL DÍA QUE ME MANDARON – y ya de grande- “A ver si ya puso la marrana…”;( y otras necedades).

EL DÍA QUE ME MANDARON – y ya de grande- “A ver si ya puso la marrana…”;( y otras necedades).

EL DÍA QUE ME MANDARON – y ya de grande- “A ver si ya puso la marrana…”;( y otras necedades).

Me causó gran impresión

la “solución ciudadana”

del Gobierno en cuestión:

“Vaya usté’a ver, mi señor,

si ya puso la marrana…” 

————————–0………………………………..

Debe haber un millón de expresiones relativas a lo mismo (“O todos parejos, o todos chipotudos“, “O todos justos, o todos sentenciados“, “O todos coludos, o todos rabones“, “O todos hijos, o todos entenados“, y 999,996 más) y ello, seguramente, debido a que una de las principales preocupaciones del hombre con respecto a la “justicia”, es que sea aplicada a todos por igual, pues de lo contrario, ya no sería “justicia“.  Esto viene a cuento porque hace un par de días escribí aquí sobre la clausura de la taquería “El Borrego Viudo”, y señalé cuán patética era la explicación dada por las autoridades para su clausura. “Queja ciudadana“?, “El trompo de carne salido hacia la banqueta“?, “Autos en doble y triple fila“?… Ja ja ja! No me hagáis reír, que traigo el labio partido… jo jo jo, rió Santa Claus! Entonces habría que cerrar 5,000 comercios en la Zona Rosa, 10,000 en La Condesa y 15,000 en Polanco. Ah!, perdón, se me olvidaba que la élite suele recibir un tratamiento mucho más favorable de parte de la autoridad: Las calles de la colonia Condesa no llegan ni a la mitad de ancho de la Avenida Revolución (donde está “El Borrego Viudo”), pero ahí, como en Polanco y anexas, los autos en doble, triple y cuádruple fila no “estorban”, pues son del año, y sus dueños  -comensales de las taquerías y restaurantes en esas colonias chic-, no se parecen en nada al proletariado formado por aquéllos que solemos visitar y atragantarnos de tacos económicos cargados de salsa sabrosa en “El Borrego Viudo”. O sea: No es que el sudor de los ricos y poderosos no huela igual de feo; lo que pasa es que pocos están dispuestos a decirlo -y a decírselo- a los magnates. La taquería “El Borrego Viudo” tuvo que pagar una multa de cerca de $40,000 pesos para poder abrir de nuevo. Así, simplemente, no se vale. Lo bueno es que ya podemos, los tacómanos, volver ahí a seguirnos poniendo como globos de Montgolfier!

—————–0……………….

Y ya que andamos en el terreno de los dicharejos populares, entremos de lleno al tema principal. Cuando yo era pequeño, los adultos solían decir a los niños latosos -para que dejaran de estar de encimosos y se fueran a otro lado-, que fueran a ver si ya puso la marrana. Los infantes informados, o experimentados, entendían el sentido de la orden y se iban a dar lata a otro lado, pues comprendían que al decírseles eso, se pretendía que fueran a un lugar del que no volverían, pues las marranas, simplemente, no ponen -eso sólo las gallinas-. Los pobres incautos, o menos experimentados -sobre todo si vivían en una granja- marchaban obedientes a cumplir la orden y se quedaban un buen rato viendo a las cochinitas que, lógico, no atinaban a poner un solo huevo.

Todo esto viene a cuento porque desde hace meses vengo externando mi molestia, absoluto desagrado, terrible incomodidad y patente protesta por el absurdamente deteriorado estado del pavimento de las calles de la Ciudad de México: Baches por aquí, baches por allá, baches profundos, baches gigantes, baches dentro de otros baches, y muchos etcéteras. Y donde no hay baches…, hay lomos, protuberancias, salientes, desniveles peligrosísimos entre tramos de puentes… y topes. Pero ése ya es otro cantar.

Así como dije que el cierre de una taquería era un asunto de Seguridad Nacional, externo ahora que el problema de los topes lo es también, y aun más. Me parece incluso que las taras usuales de los habitantes de la capital, sean producto de los bamboleos exagerados de su masa encefálica al transitar por los innumerables baches sobre los diversos vehículos en que se desplazan por las calles de la Ciudad de México, o al darse de topes constantemente contra el parabrisas o los cristales laterales por efecto del paso de su vehículo, o del camión en que van, por encima de los millones de baches de la capital. Y, si ya de por sí, muchos no se destacan por su capacidad mental, tanto zangoloteo vendrá a diezmar aun más sus pobres intelectos, afectando cada vez más la seguridad de la nación!

El hecho es que muchas veces exteriorizé mi protesta, y me quejé, pues -a mi juicio- una ciudad tan importante como la nuestra no se convierte en ciudad de primer mundo ni en ejemplo de buena administración sólo por ponerle “playas” con arena, “pistitas de hielo”, “metrobucitos” mal planeados, puntos de alquiler de “bicicletas”, tours por zonas turísticas para “jovencitos” desclasificados, y “kiosquitos” informáticos (implementaciones todas muy simpáticas y llamativas -y de algún mérito- pero que sólo son, en el fondo, “soluciones” superficiales y cosméticas a gravísimos problemas). Una administración seria solucionaría primeramente los problemas de pobreza extrema, de mala repartición de bienes y riquezas, de tratamiento digno a los callejeros y sin casa, de control de la piratería y el comercio informal, de ubicación correcta de mercados vs. centros comerciales trasnacionales…  y de los baches. Mis baches. Insisto en los baches.

Me di de alta como seguidor de Marcelo Ebrard, únicamente para estar al tanto de sus “logros”, y para ver si dentro de ellos aparecía algún día “Hemos arreglado el asfalto de la Ciudad de México y redujimos en un 95% los baches“… pero no. Llegué a externar que si las autoridades del D.F. corrigieran ese problema, contarían con mi voto -que podrá parecerles nimio, pero que sé que lo van a necesitar, así como el de muchos otros, si quieren soñar con ganar en el 2012-. Y di tanta lata con mis tweets, que un buen día recibí uno de parte de los colaboradores del Señor Ebrard, en que me decían que con gusto atenderían mi inquietud sobre los baches, pero que para ello necesitaban que les diera pormenores sobre los mismos, ubicación exacta y toda la información posible sobre ellos…

Y ahí fue donde este ser humano, inocente en muchos aspectos de la vida, e incauto a pesar de su públicamente comentada “inteligencia”, cayó en la trampa que le tendieron “aquéllos”. Animosa, dócil, disciplinada y esperanzadamente, salí en mi camioneta a identificar los baches y a ir haciendo mi relación pormenorizada de los mismos. Hasta me llevé mi iPhone, mi Android y mis dos iPads, para tomar las fotos correspondientes. Al tercer día me di cuenta de que las personas del equipo del Señor Ebrard -más hábiles de lo que yo me las imaginaba- me habían hecho una variable del numerito “ve a ver si ya puso la marrana“: “Ve, identifica, localiza y documenta los baches a los que te refieres”.

Luego de localizar 538 y de fotografiar algunos de ellos, caí en la cuenta de que apenas llevaba yo cinco cuadras a la redonda en dos zonas de la capital, y que acabaría de tan titánica tarea -si acabare- probablemente para el año 2069, y eso, si bien me iba, pues, seguramente -siendo que todos los días aparecen millares más de baches en el lamentable pavimento de nuestra urbe-, el conteo se me complicaría hasta convertirse en peor que imposible! (Y no di cuenta de los pozos!, sólo de los baches. Es evidente que usted, buen lector, habrá visto -y sufrido- en la colonia donde vive, al menos 315o baches más profundos que los que yo fotografié).

A pesar de la ingente tarea, la realicé con el entusiasmo del que sueña con un cambio, pero me da miedo pensar  qué terrible sería que ya hayamos tenido dos sexenios de PAN (en sentido sólo metafórico, obvio), y ahora vaya a seguir otro, de puro CIRCO! Ahora mismo, al día de hoy, comprendo que no hay forma de transmitirle tal información a las personas que me la pusieron a conseguir como requisito para atender ése, mi “asunto de los baches”, y que sólo fue, o un ardid malintencionado de

su parte, o un exceso de ignorancia por parte de los que tal vez no conozcan lo dramático de la situación y el incontable -realmente incontable– número de baches de nuestra Ciudad de México. Lo que me propusieron -ay! de mí (me vine a dar cuenta demasiado tarde y en medio de rubores de embarazo por ser tan crédulo)-, viene a ser algo así como si una comitiva de activistas acudiese a entrevistarse con el Presidente de la República, pidiéndole terminar con los pobres en nuestro país, y el presidente respondiese: “Sí jóvenes, cómo no! por supuesto!, nada más eso nos faltaba, que no fuese yo a atender sus inquietudes, sólo les pido, como condición y de favor, para dar satisfacción a su petición, que me complementen bien la información y me den pormenores de cómo se llama y dónde se encuentra cada uno de los pobres que ustedes pretenden que ayudemos y con cuya pobreza me

piden que termine….“. Seguro que uno de los de la comitiva, especialmente si fuera de origen humilde, se rascaría la mollera y le diría al fabuloso dirigente:” Ah! chingá’ , mi Presi, pues eso sí va a estar cabrón, con todo respeto y sin que usted me lo tome a mal, mejor ahí la dejamos…mejor ahí muere!”.Como en el asunto de los baches: resulta más fácil decir en dónde no hay, que en donde se localizan los que hay.

De modo que lo mismo les digo al Señor Ebrard y sus colaboradores. Y basta con que transiten por cualquier colonia de la Ciudad de México, para que entiendan lo que les digo. Me declaro absolutamente incompetente para documentar un millón de baches, mejor ahí la dejamos. Trataré de no golpearme tanto la cabeza contra el cristal del auto cuando maneje por los carriles próximos a las divisiones del Viaducto y del Periférico -sí, ésos de las alcantarillas hundidas o salidas a medio metro de la superficie-, entre otras cosas. Y si no desean acabar con el problema de los baches y el asfalto de la ciudad, por andar buscando qué nuevos juguetitos distractores brindarles a los depauperados de la Ciudad de México, ya ni se preocupen. Simplemente prepárense para no contar con mi voto el año que entra, que, dicho así, de golpe, puede sonar hasta presuntuoso y soberbio, pero yo sé que – así como el de tantos otros ciudadanos como yo-, lo van a necesitar…, estoy seguro: sí, ya verán: lo van a necesitar…

 

MÁS detalles e información sobre canciones (letras,etc.), temas, CD’s y libros de SERGIO ANDRADE, en:

                              http://sergioandradeonline.com   

———————0……………………YA DISPONIBLE, A LA VENTA, EN FORMATO FÍSICO, la novela MALALIENTO de Sergio Andrade. (Una novela alucinante sobre el México deconstruido. Una historia sobre la enajenación social, en que se deja ver por qué no debería ganar el PRI en el 2012). Desde hace un par de semanas ha estado disponible en versiones digitales (e-book) -entra aquí  https://www.createspace.com/3617660  

o AQUÍ :

           

 PERO A PARTIR DE HOY, ya se puede comprar en forma de LIBRO FÍSICO! -entra aquí:

                                                                                                                          


TAMBIÉN YA A LA VENTA   PEATÓN   la más hilarante y autocrítica novela de Sergio Andrade. Un retrato del latinoamericano común y….corriente! (Disponible en Libro Físico y e-book 

OK Kindle Imagen Portada PEATÓN (605x963)

Twitter:  

 

 

  1. junio 29, 2011 en 1:49 am

    ¡No, no! ¡Qué descaro! ¡Y así comen de nuestros impuestos los desgraciados! Pero esto no se queda así… le invito a comer unos tacos, los que usted guste, de marrana si quiere, para que el mundo nos siga maravillando. ¡Saludos!

    • junio 29, 2011 en 2:36 am

      Ja ja ja! Pero hzmela efectiva, Jorge, que no quede en pura promesa. Si los tacos fueren all en Villahermosa, t sers el gua; si van a ser ac en Mxico, yo conozco el 98% de las taqueras, ja ja. Por cierto,no s si entendiste mi tweet, uno de los captulos de MALALIENTO est ambientado en Tabasco, luego de que el protagonista pas por Veracruz. Quedo a la espera de la invitacin. SALUDOS

  2. junio 29, 2011 en 3:19 am

    ¡Por supuesto! Yo cumplo mis palabras, virtuales y fonéticas. Si usted viene para tierras tabasqueñas yo le invito unos tacos muy famosos de El Matador (eso sí, con mucha grasa) o si las circunstancias nos lo permiten se los ‘disparo’ en México en el lugar de su preferencia. Estoy ansioso por leer ese capítulo de Villahermosa, será muy interesante saber lo que piensa el Malaliento, espero reírme mucho. Buena noche 🙂

  3. ??????????
    junio 30, 2011 en 7:50 am

    se que le gustan los tacos… y mas lo de suadero.. des pues de treinta años los gustos no cambien…. y la mala ortografía no se compone… pero espero que los cariños de los buenos amigos no cambien.. en las buenas y en las malas.. un saludo

  4. Ezequiel
    junio 30, 2011 en 5:17 pm

    jajajaja y existen baches peores, yo no se ustedes pero en lo que va del año ya he enviado mi auto al taller tres veces por culpa de los baches. Tan sólo en mi colonia puedo contar más de 10, y es cuando decimos no es posible, entonces para que pago la tenencia, si el gobierno no mejora las callles. Platicando con un amigo acerca de este grave problema me paso una página en la que abordan el tema de manera simpatica http://www.alguienteniaquedecirlo.mx

  5. junio 30, 2011 en 11:19 pm

    Siempre es un placer leerlo, y como siempre con temas de mucho interes, lamentablemente nuestro gobierno jamas dejara de pensar mas que en sus propios intereses, aqui en Tamaulipas y principalmente Tampico, estamos gobernados por personas que solo piensan en su beneficio y nada pero lo q se dice nada han hecho a favor de la ciudadania en fin, Maestro un afectivo saludo para usted le deseo lo mejor

  6. Lorenzo
    agosto 10, 2011 en 3:15 pm

    Y como este problema hay muchísimos en la ciudad de México pues existen 100 mil baches aproximadamente en la capital.
    Es lamentable que nuestro jefe de gobierno capitalino no haya atendido nuestras quejas puesto que ya llamé a la supuesta PROSOC y nada de nada.
    Pero es increible que el gobierno sea tan inepto a tal grado que me quejé en la asociacion de vecinos http://www.alguienteniaquedecirlo.mx y mejor ellos me escucharon, ellos si proponen y buscan las soluciones para el problema de los baches, no como la prosoc.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: