Inicio > Uncategorized > EL MUNDO YA NO ES LO QUE ERA… (y otras consideraciones sobre nuestro mundo “políticamente correcto”).

EL MUNDO YA NO ES LO QUE ERA… (y otras consideraciones sobre nuestro mundo “políticamente correcto”).

EL MUNDO YA NO ES LO QUE ERA…(y otras consideraciones sobre nuestro mundo “políticamente correcto”).

Por el tiempo en que estaba preparando la grabación de mi CD anterior (CD Doble CÓMO PASA EL TIEMPO…!), escribí una canción que decidí incluir en él, pues me pareció algo que yo necesitaba, urgente e imperiosamente, decir. Recordé los años en que, recién inaugurada la Línea 2 del Metro, llegaba yo a la estación Cuitláhuac y me encontraba con pasillos y andenes vacíos, en una soledad que me sobrecogía. Recordé cómo, mis amigos de la Clavería y yo, quemábamos llantas de auto en fechas festivas, y cómo nuestras  novias no vivían tan preocupadas de su peso. Ni nosotros, los hombres, nos depilábamos nuestro pelo en pecho.

Recordé muchas cosas al hacer la canción: los cielos más claros en un Valle de México mucho menos contaminado (a pesar de ésas, nuestras periódicas quemas de llantas y de una mayor tolerancia a los fumadores); una menor incidencia de bulímicas y anoréxicas entre mis compañeras de Secundaria y Preparatoria; el uso de hombres y mujeres en camiones y vagones que no estaban destinados exclusivamente al uso femenino; un manejo de la educación infantil con sapes y catorrazos, y en la cual nadie pensaba en enviar al niño problemático o rebelde, a que se consultara con el psicólogo de la escuela…simplemente le atornillaban los engranajes. Esas delicadezas de ahora, no existían, y no existía ese concepto de tratar con guantes, con mano suave.

Mis papás me azotaban cuarenta cuerazos

inclusive antes de darme cuenta;

me enseñaban las tablas a puros tablazos,

me ponían bajo el sol en la escuela:

ser menor resultaba incómodo,

no mandaban al niño a hablar con el psicólogo,

le arrancaban la oreja y San Se Acabó!

Aquél, el de los que íbamos a la Prepa a principios de los años 70, no era un mundo tan “políticamente correcto” como éste:

Yo solía quemar una llanta en mi patio

y tronar muchas cargas de cohetes,

esa tía (Yoko Ono) y la capa de ozono

la verdad, me importaban sorbete;

ser “políticamente correcto”

aún no era correcto: un cojo era un… cojo

y un negro era un… negro, y no un… “ser de color”!


Pero las diferencias entre esa época de mi adolescencia y ésta, sus usos y costumbres, son muchas más de las que yo pude haber tratado en mi canción; simplemente por cuestiones de tiempo y longitud. Incluso dejé fuera de la versión grabada, algunos versos que sólo canto en mis presentaciones en vivo.

Una de las cosas que más me inquieta, de esta época, es la facilidad con que los jóvenes y personas de estas nuevas generaciones, prometen algo, cosas, envíos, cumplimiento de compromisos… y cómo fallan a sus promesa e incumplen lo que mil veces prometieron hacer. Incumplen con una facilidad asombrosa. Dicen: “Mañana te mando esos papeles (ese documento, esa información, esas preguntas, etc.)”, y llega el “mañana”, y el “pasado mañana”, y se comunican para decir: “Ahora sí, mañana sin falta te lo mando“; vuelven a transcurrir otros mañanas, y vuelven a decir: “Ahora sí, te lo prometo, por Diosito lindo, sin falta, mañana…“. Y así, se pasa la vida.

Es similar a la forma en que fijan sus horarios de citas y reuniones. Dicen una hora y la cambian o, sencillamente, no llegan. Es como si los nuevos medios de comunicación, los smartphones,  iPhones, iPads, etc.,  -la posibilidad de entrar en contacto con otros a cada instante- les diera el permiso tácito, la patente de corso requerida, para pasarse las horas y los compromisos que ellos mismos agendaron, por abajo de sus genitales. Antes, por lo menos, había una sensación mayor de compromiso y de respeto por los compromisos adquiridos.

Festival de Avándaro, en Valle de Bravo

No soy un soñador empedernido, ni rechazo el avance de los tiempos y las tecnologías, pero supongo que la mayor cantidad de recursos a nuestro alcance, deberían servirnos para cumplir más y mejor, no para incumplir con una mayor facilidad. El tener en nuestras manos una posibilidad que hace años no teníamos (sacar un teléfono del bolso y contactar a nuestra cita), no debería hacernos creer que podemos cambiarle la hora de nuestro encuentro sobre el último momento, ni decirle que se espere porque estamos a la mitad de un embotellamiento increíble… Creyendo que ya, por el simple hecho de ese contacto y comunicación de última hora y absolutamente retrasados, la persona que espera quedará tranquila. En fin, son sólo reflexiones sobre diferencias en la forma de entender el trato con los demás, entre generaciones pasadas, y las de ahora.

En cuestiones de “ejercicio de la democracia”, y de votaciones para presidente, también hay cambios sustanciales. En una parte de mi canción “El mundo ya no es lo que era”, lo expreso así:

Yo solía votar por el PRI muy devoto

y si no, ni importaba mi voto…

Esa dulce falacia de la democracia

era un sueño que no se había roto,

no había encuestas, sondeos ni apuestas,

ni sistemas caídos, ni conteos tardíos,

nos decían que “Todo es posible en la paz!”.

Y así por el estilo. No caeré en la trampa capciosa de decir que “todo tiempo pasado fue mejor” y -mucho menos- que nosotros, los jóvenes de antes, éramos mejores que los jóvenes de ahora. Dios me libre. Todas las épocas tienen cosas buenas y malas, maravillosas y terribles; y las juventudes son bellas por naturaleza; e inquietas y rebeldes. Igual podemos encontrarles defectos a las del Siglo XV, que a las de los ’60, y a las de ahora.

De modo que mi canción queda como un sencillo y concreto ejercicio analítico, de contrastes. Para aquéllos que vivieron de jóvenes en los ’60 y ’70, quepa el ejercicio del recuerdo al escucharla, y del contrastar aquél mundo con éste. Para los jóvenes de hoy, quepa, al oírla, la posibilidad de hacerse una idea de cómo eran las cosas por aquel entonces. Para ambos, aquí la letra completa, incluídas las estrofas que no se incluyeron en la versión grabada.

EL MUNDO YA NO ES LO QUE ERA (L. y M. Sergio Andrade) SERGIO ANDRADE y su Grupo, amarantoRECORDS

Yo solía pasear por San Juan de Letrán

antes de que lo hicieran un Eje,

me cruzaba sonriente por todo Insurgentes

antes de que un ahijado del Peje

de dos pisos me hiciera el Vía Crucis,

nos metiera autobuses y playas al vuelo

y pista de hielo, como distracción.

Yo solía subir a un vagón en el Metro

y viajar todo el tiempo sentado,

y llegar muy puntual hasta la terminal,

muy campante salir caminando

por las calles y por los andenes,

no existían retenes, secuestros ni “quedas”

y yo en La Alameda era el rey del amor!

El mundo ya no es lo que era

mudó la ley, mudó la norma,

el mundo ya no es lo que era:

cambió de piel, de forma!

Yo solía quemar una llanta en mi patio

y tronar muchas cargas de cohetes,

esa tía (Yoko Ono) y la capa de ozono

la verdad, me importaban sorbete;

ser “políticamente correcto”

aún no era correcto: un cojo era un… cojo

y un negro era un… negro, y no un… “ser de color“!

Yo solía tener mucho acné en la piel

y una novia pasada de peso

-anorexia y bulimia eran cosas tan nimias

y no estaban de moda los huesos…!-;

no era malo comer papas fritas

ni tener barriguita y la Venus de Milo

-aun con sus kilos-, era ejemplo y patrón.

El mundo ya no es lo que era

mudó la ley, mudó la norma,

el mundo ya no es lo que era:

cambió de piel, de forma!

Yo solía bajar por Reforma en camión

y admirar los follajes tan verdes;

hoy resulta que hay multa hasta pa’ el inspector

si no viajan ahí puras mujeres!;

yo las tengo que ver desde lejos

y hacerme el p… endiente de no echar ni un piropo,

pues ahora: es acoso y delito mayor.

Yo solía fumar cualquier cosa en ayunas,

hasta de esas a precio de oro;

hoy no puedo ligarme ni un triste Malboro

pues empiezan con leyes y pullas

en los bares y los restaurantes

fumadores pasivos con sus correctivos…

yo que era feliz antes del Greenpeace.

El mundo ya no es lo que era

mudó la ley, mudó la norma,

el mundo ya no es lo que era:

cambió de piel, de forma!

Yo solía votar por el PRI muy devoto

y si no, ni importaba mi voto…

Esa dulce falacia de la democracia

era un sueño que no se había roto,

no había encuestas, sondeos ni apuestas,

ni sistemas caídos, ni conteos tardíos,

nos decían que “Todo es posible en la paz!”.

Mis papás me azotaban cuarenta cuerazos

inclusive antes de darme cuenta;

me enseñaban las tablas a puros tablazos,

me ponían bajo el sol en la escuela:

ser menor resultaba incómodo,

no mandaban al niño a hablar con el psicólogo,

le arrancaban la oreja y San Se Acabó!

El mundo ya no es lo que era

mudó la ley, mudó la norma,

el mundo ya no es lo que era:

cambió de piel, de forma!

[ Yo solía comprarme un avión para armar

de esos que eran los Revell-Lodella,

muy feliz le ponía su calcomanía

de la US Air Force y en la escuela

junto a “El Muro” y a “La Guerra Fría”

al con cara de artista lo hacían comunista

y la Mafia Rusa no salía de la URSS.

Yo solía comerme mi buen chuletón

antes de que se alzaran las voces

que previenen el alza del colesterol

y las grasas poliinsaturadas;

había fresas en mi mermelada,

se guisaba en la casa y los niños decían

aún: “Buenos días!”, y pedían perdón.

El mundo ya no es lo que era

mudó la ley, mudó la norma,

el mundo ya no es lo que era:

cambió de piel, de forma!

Me solían pelar de casquete muy corto

casi siempre bien desvanecido,

en la peluquería veía yo a otros

con su sexo muy bien definido…

hoy un tipo de saca las cejas,

otro trae mascarilla o emplastos de cera,

el que trae pelo en pecho es el orangután.

Yo besaba a mi novia por todas partes,

en el cine y en las plazas públicas,

hoy eso es ilegal en algunas ciudades

(lo ven como “conductas impúdicas”),

y una chica -si es quisquillosa-

te denuncia por “mirada libidinosa

cuando sólo querías verla bien por detrás.

El mundo ya no es lo que era

mudó la ley, mudó la norma,

el mundo ya no es lo que era:

cambió de piel, de forma!

Yo solía comer tacos en La Condesa

y unas tortas de pierna en La Loma,

hoy no encuentro los puestos

de lengua y cabeza

sólo hay pizzas, Kentucky y McDonalds

y mi amiga si invito la cena

pone cara de fuchi

si no la llevo al sushi,

se chingó a mi quincena

un rollito de arroz.

El mundo ya no es lo que era

mudó la ley, mudó la norma,

el mundo ya no es lo que era:

cambió de piel, de forma!]

Yo quisiera seguir mas me tengo que ir

pues mi esposa hoy llega temprano,

ella es tan competente que llegó a Presidente,

la ascendieron y hay que celebrarlo!,

tengo que cocinarle la sopa

y lavarle la ropa y hacer el café

y cambiar al bebé y vestirme, ¡qué horror!

Yo solía pasear por San Juan de Letrán

antes de que lo hicieran un Eje

y quedarme admirando el sol al Poniente,

que entre un grupo de nubes hermosas

se metía allá por Las Lomas,

atrasito de Santa Fe,

coronando de rosa la piedra y cemento

del Monumento a la Revolución

El mundo ya no es lo que era

mudó la ley, mudó la norma,

el mundo ya no es lo que era:

cambió de piel, de forma!

———————————-

Escucha la canción. De venta en iTunes:  http://itunes.apple.com/mx/album/como-pasa-el-tiempo..!/id335617685

 

Para más información sobre Sergio Andrade, canciones, CD’s, libros, poemas, etc. : http://www.sergioandradeonline.com

  1. abril 19, 2012 en 6:45 am

    QUE ONDA SERGIO te considero uno de los “monstruos genios” en el buen sentido en vdd por la larga he interesante carrera felicitacioens mi sergio saludos

    • abril 19, 2012 en 3:35 pm

      Gracias, tizzy. La vida sigue, el recuerdo de la heridas debe ser temporal y oportuno (no debemos anclarnos en él). Hay mucho que construir y decir, y expresar, con música y palabras, todavía…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: