Inicio > Uncategorized > De cómo el cine nos transforma la vida, y las angustias de un escritor.

De cómo el cine nos transforma la vida, y las angustias de un escritor.

IMG_2712Vuelvo a escribir en este blog de irregulares pasiones encontradas. Hacía un buen tiempo que no escribía. La razón, simple: me hallé en una encrucijada de caminos intergalácticos y preguntándome por dónde habría uno de coger para llegar a la nobleza de espíritu (lo cual era ya, en sí, una idiotez: no existe algo así como “la nobleza” de espíritu, revisen significados y etimologías; y , en veces, se me figura que eso del espíritu fue sólo una buena broma de Platón, y de ahí no pasa).

Decidí que escribir era oficio de tontos, aunque -claro- cuando se escribe como Thackeray, como Proust, como Cheever, es oficio de genios; pero sólo porque ellos escribían luego, o a la par, de vivir, y no como substituto de esto. Los que no consiguen caminar por una calle oscura y forjarse la realidad en ese momento, abordar a una chica, conseguirse un amigo, confiar en los sabuesos, y sustituyen todo ello con una ensoñación que, para colmo, tratan de conformar a la manera de los literatos dándole un cierto estilo emocionante, estético, las más de las veces pretencioso… esos son tontos que suponen ejercer el oficio de escritor. De modo que lo que terminé por rechazar fue ese ejercicio de la escritura que se vuelve obsesivo, indispensable, sustituto, escape. Vargas Llosa ha dicho que se debe escribir cada día, con disciplina, con esmero, sin importar el tema ni la romántica inspiración; simplemente escribir, para no dejar de hacerlo, para convertirlo en hábito, para mejorar al escribir, para ser “escritor”.

Yo he llegado a la conclusión de que eso de los oficios es capcioso, falaz. Coincido con León Felipe, el que dijo que para enterrar a alguien cualquiera es bueno, menos un enterrador. Quiso decir que aquél que hace las cosas de oficio, de manera automática, constante, se vuelve insensible a los aspectos más vivaces y sensibles de su oficio. Acaba el enterrador enterrando al muerto en medio de silbidos y balbuceos melódicos inconscientes, sólo por el tedio de hacerlo ya por costumbre, por error. No hay como la solemnidad al abordar un acto. El bautizo en un oficio, en un deporte, en una acción, nos hace solemnes, obedientes seguidores de los ritos, perfectos para la ejecución del acto, pues lo respetamos como quizá ya nunca volvamos a hacerlo. La costumbre le quita la solemnidad hasta al fabuloso acto de acostarnos con nuestra esposa -aquélla que fue un sueño, y que dejó de serlo.

Así que difiero de la opinión del inteligente nobel peruano. Para mí, aquél que quiera ser escritor, debe escribir lo menos posible. Lo que sí debe es… vivir. VIVIR. Con mayúsculas. Amar, romper, reír, llorar, viajar, pelear, llegar, salir, volar… Vivir. Y, de cuando en vez, escribir. Sólo cuando le dejen tiempo los paseos en bote, en lancha, en submarino; las pláticas con Emilia, las lecturas de Brahma, los versos de Guillén, las idas a Catemaco, a Zihuatanejo, al baño…

Hoy, que he descansado de mi maravilloso oficio de vivir y la tarde me ha dado un respiro de emociones carreteriles, callejeras, me he sentado frente al ordenador para ejercer mi oficio, ése que desde mis cinco años me hace tratar de narrar los pensamientos que la realidad me impone. Y he comenzado con esta reflexión.

Mañana, si la vida no me atrapa de nuevo entre sus piernas amorosas, escribiré sobre lo que fue la primera de las intenciones de esta entrada: el cine, el cine que nos transforma la vida.

Vale.

  1. Eli
    septiembre 10, 2013 en 2:29 am

    Nomás para vivir…nomás para vivir. Quiero leer el nuevo pasaje del diario de S.A.

  2. efren andrade
    septiembre 24, 2013 en 3:15 pm

    como seres humanos, solo dos caminos y no hay mas la humilda, y el amor con esto ya eres feliz saludos maestro.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: