Inicio > Uncategorized > Poemas de Sergio Andrade, y otros términos de búsqueda…

Poemas de Sergio Andrade, y otros términos de búsqueda…

s.a. perfil 0697Retomando el tema de las 100,000 visitas, de hace unos días, en el que mencioné los “términos de búsqueda” que me parecen curiosos o interesantes, transcribo aquí algunos poemas, pues a la largo del tiempo que este blog lleva en acción, son varias las ocasiones en que entran a él luego de haber colocado en el buscador: “poemas de Sergio Andrade“.

Aquí, además de algunos, amorosos, van otros de carácter y tema variado. Siempre me pareció que la opinión de Ramón López Velarde (1888-1921) sobre las dedicatorias, es el mejor ejemplo de coherencia y honestidad. Aunque el tiempo y los motivos y emociones cambien, la razón para haber dedicado el poema, en un principio, a alguien en especial, seguirá siendo válida por siempre, y es signo de entereza y buen juicio el mantenerlas  (la razón y la dedicatoria). Los poemas fueron incluidos en los libros Revelaciones (2002) y De lo perdido lo que aparezca (2006) ; pueden hallarse referencias de ellos en sergioandradeonline.com  e incluso, algunos aparecen ahí grabados en voz del autor.

 

 

aaaaaacuernavaca

 

 

 

 

 

 

 

 

TU MANO  

(a Karola)           

 

Qué voy a hacer sin ti en las madrugadas

-no porque esté pensando en convulsiones

o espasmos de amor o perversiones,

simplemente en dos almas enlazadas-.

Qué voy a hacer sin ti en los cinemas

-no porque busque un beso adolescente

ni rozarte la pierna entre la gente,

simplemente reír del mismo tema-.

Qué voy a hacer sin ti en los mercados

-no porque piense en guisos suculentos,

sino en partir el fruto en dos bocados-.

Qué voy a hacer sin ti en esos momentos

en que, inconsciente, voltee acostumbrado

a ver el esplendor del universo

y no encuentre tu mano…

 

Salvedades 

Si tiene que partir, si va a dejarme,

    que se vaya alejando poco a poco

    en sus costumbres cotidianas,
    en sus actos,
    que se vaya de manera hipnótica,
    lenta…
    como se van los barcos
    -para que ni mis cosas ni yo
    nos demos cuenta.
    Que sea su partida imperceptible,
    sus movimientos sutiles y su adiós
    delicado
    -como nos dicen adiós
    cuando se despiden, los astros.
Si esto se va a acabar, o se acaba ya,
    que me dé la espalda y sus acciones
    lleven otro sentido, otras compañías,
    otros gustos y rencores;
    pero que yo de lejos vea
    que las cosas se le dan bien
    aunque me deje fuera de sus planes
    y –a pesar de estar siempre en las mías-
    no me incluya en sus buenas intenciones.
Y si es preciso,
    que se olvide de mí, que no me quiera,
    yo quiero por los dos;
    en mi laica oración
    repito como una mantra interminable:
    que sea feliz y sea grande y sea feliz
    y sea grande y sea feliz y sea…
    Lo que no puede pasar es que se pierda.
    Lo que no puede ocurrir es que se muera.

 

CUANDO LLEGAS  

(a Gloria)                  

 

Tu ternura de niña me envuelve en las sombras,

cómo quisiera desmenuzarte el encanto

que provocan en mí tu tímida sencillez,

tu desnudez fresca, tus alucinaciones,

para que entendieras por qué no te abandono…

cómo quisiera agradecerte tus palabras

de aliento, soltadas sin la menor intención

-involuntarias-, sólo porque forman parte

de tu esencia,

esa esencia que quisiera beberme toda

cuando amamos.

Para sentirme vivo sólo necesito volver a verte.

Tus desplantes más simples me distraen las penas.

Si te tuviera siempre poniendo tu mano

en mi espalda, en mi estómago, en mi frente,

podría prescindir de médicos y brujos,

como en los cuentos mágicos en los que sólo

el amor precisas para alcanzar la gloria,

para matar la muerte, para ser gigante

en la existencia;

esa existencia que tú, tú precisamente

me agigantas…

Tu actitud de guerrera me espanta las dudas.

Si pudiera contar contigo, como ahora,

si pudiera contar contigo para siempre,

podría prescindir de padres y de madres,

de grandezas antiguas, de leyendas tontas,

de hijos, de vicios, de religión y dioses.

Como en las fantasías de los delincuentes

podría dejar atrás hasta el remordimiento

de mi vida;

esta vida que tiembla si te vas y empieza

cuando vuelves…

Para sentirme vivo sólo necesito volver a verte.

Si pudiera verme a tu lado en un futuro,

caminando del brazo por esos pálidos

caminos donde hasta la risa tendrá que ser

suave para que el corazón no se detenga…

si pudieras llegar conmigo hasta la muerte…

podría –como algunos monjes de conventos-

dejar de hablar, vivir descalzo, ciego, en hielo,

olvidarme hasta de la música que suena

allá en la vida…

con tu vida tendría la música perfecta…

si pudieras…

Tu risa destruye las recriminaciones.

Aunque no te guste jurar, ni hacer promesas,

aunque no puedas comprometer tu presencia

para esos días en que por seguirte tanto

vuelva la vista y no encuentre raíces, oro,

minas de sal, grandes palacios ni cimientos…

hay momentos tuyos en que se ve lo eterno,

hay momentos tuyos que justifican todo

y lo que cuenta

es ese instante en que diluyes mi angustia

cuando llegas…

¿CÓMO AMAR?
¿Y cómo amar si no eres tú?
si aquel brillo en tus brazos se perdió
si aunque tenías errores eras mágico
fuerte, poderoso, simple
un niño gigantesco, grande!
y hoy eres la apología del miedo
la reserva, la duda, lo sombrío
la precaución, la calma, la prudencia
y a veces
lo correcto.
¿Y cómo amar si no eres tú?
si ya no es aventura cada día
y eres ahora -al revés- un adulto pequeñito
un hombre grande mínimo, enanito
-sin que eso signifique que un enano es malo
sólo que enanito es en este caso una forma
de decir que
ya no te hallo, no te encuentro
ni en mis cajones ni en mi ropa blanca, blanca
ni en el metro
ni aun cuando se que estás aquí en mi cama
en mi cuarto, en mi ropero-.
Sí, te perdiste y ahora hay otro en tu lugar
con mucho de lo que antes criticabas
con casi todo lo que yo temía
y llegué a imaginar como imposible
de soportar
de convivir con eso
desde la perspectiva de mi infancia
desde los juegos en que yo era niña
y veía la madurez como una cruel decrepitud
allá -acá- a la distancia… esa distancia
que ahora es hoy
-¡hoy ya!-
y hoy, cómo amar, y cómo amarte ahora
¿si este montón de miedos no eres tú?

 

 

aaaaaadoctacordoba

 

 

 

 

 

 

 

 

BESO  

(a Katya)

 

En un lugar dentro de mí (muy íntimo)

vive ligera y suave, casi muerta,

la sensación de un beso,

 aquel beso.

A veces pienso que murió hace tiempo

y ya ni lo recuerdo;

en ocasiones siento que se mueve

cercano a mis pulmones

como si fuese un corazón gemelo;

otras veces lo siento agazapado

tras una vena o algún hueso,

humilde y alejado

pero vivo y contento.

Luego se me olvida

y queda moribundo mucho, mucho tiempo.

Pero sé que está ahí,

me consta que está ahí pues de repente

en una madrugada oscura,

un insistente acceso de palpitaciones

me sorprende,

es como un guiño de la noche,

un vértigo de abismos,

el estruendo apagado

del caer de lentejuelas en mi vientre.

Me consta que está vivo,

que existe, que me grita de pronto

su presencia,

me frena la intención, me exalta el miedo,

me duele en los extremos del aliento,

me hace temblar la carne,

me da un tic en lo interno:

entiendo lo que siente una madre

cuando la llama por primera vez el hijo

desde adentro.

Aunque a veces se me pierde,

sé muy bien que está ahí, dentro de mí,

aquel beso.

Como están igualmente:

los árboles de aquel otoño –gigantescos-,

la nieve que nos descubrió el invierno,

el pueblo encajado en la montaña,

aquel otro con su grieta en el centro,

la tienda con la nuez en oferta,

los videos y los cuentos,

la frase que era nuestra,

tus palabras cortadas rebotando en tus dientes,

arañando mi oído que mojaba tu lengua,

el consecuente –aquel- escalofrío,

aquel sexo primero,

la casa de las piedras,

la del acantilado en el Mediterráneo

(aquélla que alumbraba el sol al ponerse a la derecha,

y que nunca habitamos),

la otra junto al lago con la canción que hablaba

de dejar de soñar,

los cangrejitos rápidos de aquella playa

-¿la recuerdas?-,

que entraban y salían transparentes,

sorpresivos,

de los agujeros…

como recuerdos.

Todo eso está en mí brillando por momentos.

Son relámpagos reales,

efímeros, potentes,

que me mueven la vida cuando la siento muerta

que establecen un puente para alimentar

el infierno triste de mis paraísos perdidos

con la magia brutal de la iluminación

del cielo.

Como está… aquel beso,

largo, largo, prolongado

(en el desierto de las sombras

del cine del centro comercial

de los suburbios de perfil azulado

de la docta Córdoba).

Está dentro de mí, aún lo siento,

y cuando me golpea quisiera

detenerlo, alimentarlo,

hacerlo crecer inmensamente

para que no se fuera más,

para que ya no se apagara,

para que ya no se escondiera,

para que en el siguiente instante

fuera su aparición tremenda,

su magnitud gigante,

tan espectacular

que me resquebrajara las quimeras…

Pero viene y se va, modesto,

jugando a esconderse en mis adentros,

secreto, conociendo el poder del coqueteo,

disfrutando…

Es todo un  mundo,

todo un misterio cálido aquel beso,

es como el eco del aletear de mariposas

sumergidas en cántaros de aceite,

tremendo en su simpleza,

destructor en su delicadeza,

discreto, vago y tierno.

Casual, esporádicamente,

pero me hace feliz;

sé que existió, que existe, que es eterno.

 

AMOR

(a Marlene)

 

El amor es una terrible discordancia de intenciones,

una falta de consistencia en los más nobles sentimientos;

el amor es una secuencia de deseos insatisfechos

y es terrible porque eso pasa entre dos gentes que se quieren.

El amor no permanece más que en el cambio y el capricho.

Si despiertas una mañana suplicando por caricias

y recibes únicamente unas semillas de sandía

que te dejan sobre el buró junto a un recado pequeñito

(“luego vengo, salí a correr con Margarita, no me esperes”):

desayuna, ve cuántos premios trae la caja del Corn Flakes,

silba alguna canción de amor, juega algún juego y ten paciencia;

porque así es el “amor eterno”: sólo existe por momentos.

El amor es una partícula que tiene corta vida

(hasta hay veces que se evapora sin haber aparecido).

El amor es una tardanza continuada donde el diablo

sopla frases emocionantes al oído del que espera;

el amor es una nostalgia que se endulza con los años;

una tarde en que se acarician los umbrales de los cielos;

un murciélago que  descifra los caminos de la noche

obstinado en no querer ver las cosas claras como el día;

paraíso del que continuamente somos expulsados;

es la noche que cae serena sobre tu auto en carretera

mientras ves en las nubes rosas esos rasgos tan queridos

y te dices que ahora sí, que ésta es la buena de entre todas,

haces planes y hasta respiras hondamente satisfecho

cuando ves a los lados árboles que ríen con tu sonrisa…

Entre curvas te acercas pronto al corazón de la tormenta

sin saber que el amor es todo aquello que te pasó sin que murieras.

 

 

SUEÑOS

I

 Si pudiera encontrarte en un sueño

y sentir tus caricias precisas

calentándome el alma y el cuerpo

como entonces… como hace mil días…

Si pudiera sentir en mis sueños

que te llamo, salimos, paseamos

por ahí –alamedas, comercios,

avenidas de luz-, platicamos…

Si pudiera sentir que me tocas,

que realmente tus manos me alcanzan

y me alienta el oído tu boca

confesándome tus esperanzas…

Si pudiera tocarte en mis sueños

y sentir en tu espalda delgada,

avanzando mis uñas, mis dedos

hasta el punto en que ya no es espalda

y seguir descendiendo en mi sueño

por las curvas que adornan tus piernas

hasta el mundo, hasta el fin, hasta el suelo

donde el cielo y la tierra se encuentran…

y después regresar hacia arriba

al calor de lagunas y selvas

y llegar al azul de tu pelo

con la luna de sangre en tus venas

-con el sol de tu naturaleza-,

y alcanzar al subir poco a poco

entre el mar del amor la otra orilla,

los centímetros más peligrosos,

donde acaba y empieza la vida…

Si pudiera sentirte realmente

cada noche que cierro los ojos:

dura, sólida, clara, caliente,

pura, práctica, física, viva…

Dormiría las mañanas enteras

viviría una vida de ensueños

dormiría las tardes completas

pasaría la vida durmiendo.

   

  II

Entre las cosas que tengo

y las que sueño…

me quedo con las últimas.

Constituyen mi fuerza, mi energía,

mi razón de luchar,

mis alegrías

sin tachas, sin defectos;

estructuran mi impulso,

le dan sentido a mis pasos

y dirección a mi vida,

y están más cerca de la gloria

que del fracaso.

Entre un pájaro en mano

y cien volando…

prefiero cien.

Para vivir feliz de ver la vida

florecer en libertad,

pero no vigilando,

maldiciendo,

dudando.

Saber que un día vendrán

sin preocuparme cuándo.

Entre tus besos locos

que con certeza

precederán a las nubes y a las guerras

y estos otros que llevo en los dedos,

en el cuello,

en medio de las piernas,

que me das en las noches

cuando me voy durmiendo

y puedo darte cuando se me antoje,

cuando yo quiera

-sin molestarte, sin tener que esperar,

negociar, seducirte, insistirte, cansarte-

sin que lo sepas…

prefiero éstos.

Se quedarán mis sueños construidos

lentamente,

muy lentamente cociéndose,

largamente acariciados.

Se quedarán ahí, al abrigo del tiempo,

pobremente logrados

pero a la vez perfectos.

 

LO QUE ME HICISTE

(a Karola)

 

Por todas las cosas malas que me hiciste

yo debería desear que te encontraras

un amor terrible

que te hiciera sufrir,

que te acabara…

Pero te quiero tanto, te amo tanto,

que te sueño feliz

en campos de violetas y jazmines

con un amor de cuento,

de intereses afines.

 

Y lo prefiero así

para que en un contraste

entre lo rosa y lo macabro,

entre las ilusiones y los muertos,

te compadezcas

y te acuerdes de mí

y me valores, y te sorprendas

de cómo alguien tan imperfecto

como sé que fui yo, tan mínimo…

pudo quererte así:

con este amor tan terco

con este amor tan claro

con este amor tan grande

con este amor tan cierto,

tan fiel… tan fuerte

y me recuerdes bien

y me recuerdes más

y me recuerdes siempre.

 

aaaaaMediterraneo

 

 

 

 

 

 

 

QUEMAR LAS NAVES  

(a Marlene)

 

Me piden que te olvide,

que no me sacrifique más,

que cambie el tono de mis intenciones,

el objeto de mis oraciones,

el rumbo de mis paseos nocturnos.

 

Me dicen que te olvide,

que cambie de aires,

de costumbres, de ropa,

que conozca personas, que comprenda

que el pasado no existe más y ya no vuelve,

que descanse, que coma;

y que rompa las cosas que me llevan a ti,

que me agarran al cuello,

que me encadenan a los coros de Aleluyas

de nuestros domingos en misa,

cuando comulgaba yo más por amor que por fe

y creyendo aún más por sentir tu brazo cerca,

tu mirada ilusoria en mi cabello,

tu respiración tranquila

que definía en silencio -para mí-

las puntas de tu pecho

y le daba peso a tus caderas…

 

Mírame nada más:

escribiendo episodios de olvido,

las razones que me dan para olvidarte,

y cayendo sin remedio

en el recuento de tus atractivos.

Podría escribir

un catálogo enciclopédico de  tus bondades.

Estoy loco, sí.

 

Olvidarte sería lo peor.

Aunque sin ti el camino es pozo

y el horizonte muro,

arrasar tu memoria es peligroso;

romperte, romper con tu recuerdo

es romper el pasado y quedar sin futuro.

Yo no tengo tamaños de héroe ni de mártir,

ni el arrojo de los conquistadores españoles,

guerreros de otras eras.

Necesito sentir que podría volver,

buscarte un día si me animase,

sacarte un “buenos días”

si encontrase ocasión y coraje;

necesito pensar

que existen caminos de regreso,

que es cuestión sólo de buscar la forma,

el momento oportuno, tu rencor amansado,

tu ocio taciturno distraído.

 

Necesito creer que existe la posibilidad

de que se abra la puerta y aparezcas,

de encontrarnos un día

en una calle, en un cine, en una tienda

y que no harás como con los demás

cuando me veas;

guardarás tu sonrisa dental

para observarme seria,

muy seria.

Evaluándonos.

 

Olvidarte

sería para mí una cosa estúpida,

la cosa más estúpida en medio del fracaso;

sería

gastar la pólvora en infiernitos,

usar el último cartucho,

acabar con las reservas de agua

-creo que lo sabes-,

sería perderlo todo:

derruir hasta el último vestigio,

esparcir las cenizas,

quemar las naves.

 

DANDO LO MEJOR DE MÍ

No me den lata,

no me molesten…

estoy tratando de dar lo mejor de mí;

yo no pedí nacer aquí.

 

No me den lata,

no me apuren…

yo no pedí venir aquí

y aunque por momentos

la luna distorsione

las sombras de las cosas,

yo estoy tratando de dar lo mejor de mí;

como un lanzador de espadas,

como un equilibrista

haciendo malabares,

como los cherokees,

como los noctámbulos,

como Stephen Hawking.

 

Los rayos del sol desnudan

la esencia de las gotas

y una pequeña inclinación

en los destellos

de las alas de las garzas

puede cambiar la vida de los hombres,

puede hacer que el conejo no aparezca,

que la prestidigitación quede truncada,

que el cordón jamás recobre su largura

y las cartas se quiebren

dejando mancos los corazones

y las damas.

 

Yo no pedí nacer aquí.

Estoy haciendo lo mejor que puedo;

como el colibrí,

como los zánganos,

como el niño que canta

o declama en una fiesta,

como el sonámbulo,

como las cacatúas sin cresta.

 

Lo espeso de la niebla

trastoca la altura de las notas.

El traquetear de la lluvia

en los tejados

puede volverse agonía de migrañas

y cualquiera de nosotros

por valiente y sólido que sea

puede sentir que se le quiebra el alma…

yo estoy queriendo seguir

aunque me pese

porque si el peso cala

está uno vivo

y hay esperanza de cambiar de equipo,

de rumbo, de colores,

de vicios, de comidas…

hasta de células y gestos

que al final del año

nos permitan soltar

el lastre de las religiones

y reubicarnos luego en otra parte,

donde no se requiere el argumento

de declarar que no fue uno

el que pidió nacer ahí;

donde no conozca uno al de la tienda

ni al vecino de enfrente

ni al portero;

donde no tenga uno que decir a cada rato

al elevadorista, al chofer,

al mensajero

que entrega los recibos,

al dueño de la casa:

Estoy dando lo mejor de mí;

el que yo no posea perfil griego

ni tenga pinta de héroe

ni salga con mi capa de Batman

ni luzca en el pecho la amargura

de las condecoraciones,

nada de eso

me descalifica

para replicar

a cada descolorido momento

de mis días

que, efectivamente:

¡yo no pedí nacer aquí y

estoy dando lo mejor de mí!

 

Como el ciego, sordo y mudo,

como los contagiados por la peste,

como la viola sustituta de la orquesta,

como el talón de Aquiles sin escudo,

como el payaso de los intermedios,

como los niños de Kosovo y Timor Leste,

como el gallo que canta en las mañanas,

como el perro cojo,

como la esfinge sin cara…

 

aaaaaamditerraneo

 

 

 

 

 

 

 

 

UNA DISCULPA

(a Katya)

 

Una mañana de sol resquebrajado

en manchones de paredes cordobesas

te dije -Katya- que el verse en el espejo

con tanta insistencia, tantas veces,

era señal de vanidad descontrolada.

Me viste con esa sonrisa tan tuya

tan enigmática, entre temerosa y confiada

y antes de apartarte del espejo

te viste una vez más (de reojo, un momento)

que por lo breve y repentina

fue una reafirmación de tus encantos

y de mis comentarios contradictorios.

 

Hoy, tan lejos en el tiempo,

sabiéndote tan lejos de aquel día,

de aquella mañana de confrontación

amable, educada, entre líneas;

sintiéndote tan lejos de este espacio…

con tantos kilómetros entre ambos

te pido una disculpa.

 

Los tontos nos corregimos -a veces-

con los años.

Ahora sé que los espejos no reflejan imágenes

ni cuerpos,

reflejan intenciones, emociones, sentimientos,

y que aquella insistencia en reflejarte

casi cada momento de las horas comunes

era tu forma de hacer las cosas a tu modo,

era tu voluntad enorme de gustarme,

eso era todo.

  1. Alexa
    enero 4, 2015 a las 1:24 pm

    Vaya q eres talentoso! No solo transmites tu sensibilidad a través de la música, sino q llegas a tocar las fibras más sensibles del alma con estas palabras.

  2. Alexa
    enero 4, 2015 a las 1:50 pm

    Vaya q eres talentoso! Y no solo para la música, debo decir que desconocía esa faceta de poeta (verso sin esfuerzo) y he de decirte que con esos poemas logras llegar hasta las fibras más sensibles del alma.

    • enero 5, 2015 a las 2:56 pm

      Gracias. Para mí, escribir poemas es incluso más interesante que canciones con música y letra, pues al hacer poesía, nada más, hay que hallar la música del lenguaje en sí mismo, el ritmo del habla, sin elementos rítmicos musicales extras, etc. Siempre me gustó la Poesía. En casa había muchos libros de poemas (allá, en Coatzacoalcos, Veracruz), y no había televisor! Así que – Gracias a Dios- era leer…y leer… A los tres años declamaba La Raza de Bronce, de Amado Nervo, y a los seis años hice mis primeros poemitas, dedicados a Morelos, a Vicente Guerrero, etc. Qué cosas… verdad?

      • Alexa
        enero 5, 2015 a las 5:39 pm

        Wow! Pues en tu caso sí q fue de mucha utilidad no tener tele, aunque también hay q reconocer que el talento lo traes, y eso es inevitable! Hasta en tu forma de escribir encuentro algo de poesía. Realmente agradezco q aun sigas compartiendo todo ese material, y a pesar de las circunstancias nunca dejes lo q más te apasiona. Me hubiera gustado verte de chiquillo escribiendo esos poemas a los 6 años, no cabe duda q siempre has sido un genio. A mí también a veces me da por escribir, aunque no lo hago tan bien como tu jajaja para nada!! Pero me ayuda a sacar cosas q a veces no hay otra forma más q por medio de la poesía.

  3. K
    enero 15, 2016 a las 2:53 am

    Conocer al Sergio Andrade poeta ha sido un deleite. Tus poemas transpiran sinceridad. A veces los poetas se olvidan de sí mismos, de escribir verdadera poesía y sólo se enfocan en escribir en función del mundillo literario. No en tu caso. Tus poemas son honestos y amorosos que ofrendan dedicatorias como actos de verdad. No es fácil pero cuando la palabra se ha obsequiado, hay que respetar su vuelo. ¡Adelante, poeta!

    • enero 18, 2016 a las 8:30 pm

      Gracias. En efecto, soy sincero al escribir. Como digo en uno de mis poemas: “Escribo para inventar la parte del mundo que me falta…”, entonces, qué caso tendría construir mi mundo si no lo voy a hacer sinceramente? Saludos y ojalá conozcas más de mis poemas.

    • febrero 8, 2016 a las 9:35 pm

      Como información adicional te comento que acaba de salir a la venta mi nuevo libro de poemas “Poemas para leer en la Cama”. Puedes encontrarlo en http://store.editorialalaminos.com También en Amazon.com , o escribiendo a Saludos hasta donde estés y Gracias, una vez más.

  4. forest36
    junio 21, 2016 a las 8:26 pm

    llegué a este blogg movido por un afán de morbo que empezé escudriñando en you-tube una historia enredada de chicas, clanes y mitos espeluznantes y de pronto caigo aquí y todo aquello retorcido que en mi mente se había impregnado se convirtió en un mágico y agradable descubrimiento de sensibilidad, pasión de arte viva, Su obra es hermosa.. !!bravo Señor que agradable descubrimiento.

    • junio 21, 2016 a las 11:27 pm

      Gracias. Las historias enredadas,los mitos modernos, las leyendas urbanas, las relaciones morbosas (en el sentido de crónicas), parecieran tener hoy en día un peso definitivo en el ánimo de la gente. Dicen interesarse por la verdad, pero prefieren el cuento retorcido, el que los entretenga más, el que satisfaga sus propias y acalladas inquietudes e inclinaciones íntimas. Fantasías para el fin de semana, pues. Te agradezco tus palabras y el que me leas entre líneas literarias de mi autoría, y no entre chismes y rumores de creación e intención ajenas. Saludos.
      P.D.Si te gusta la lectura de temas variados en diversos formatos, te invito a conocer mis diferentes libros, tanto en formato físico como en digital, en amazon.com , kindle.com amazon.com.mx , y http://editorialalaminos.weebly.com

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: