Archive

Posts Tagged ‘actores mexicanos’

LA CULPA LA TIENE PEDRO INFANTE

IMG_2006Mango de Manila, fresa, fresita, limón, papaya, mamey, melones, toronjas… y otras frutas deliciosas asociadas a los piropos callejeros de antes del feminismo acendrado, la corrección política al extremo y el acoso sexual malentendido, pasarán a la historia. Lamentablemente.

Apenas hace poco, relativamente, en mis años de adolescente, aun nos salía del corazón: “Estás como mango de Manila…”. Y laantonio aguilar suculenta muchacha sonreía coqueta y seguía su andar sin complicaciones.

 

Le cargo la papaya, güerita?” y “Mira nomás qué melones…!” eran otras expresiones nacidas de lo más profundo del alma romántica al paso de algún monumento femenino frente a las obras de la Línea 2 del Metro de aquel entonces. Albañiles en acción suspirando bajo los costales de cemento tomaban un miroslava sternsegundo de descanso y soltaban su poesía rústica urbana junto a sonoros silbidos ascendentes-descendentes de aquéllos que no eran muy dados al verbo, más a las melodías.

 

 

Al pasar por tu ventana                                                                                  lilia prado

tú me tiraste un limón

el limón me dio en la cara

y el zumo en el corazón!

 

Las mismísimas bombas yucatecas, aventadas a la concurrencia femenina como regionales flores poéticas folklóricas, corren peligro de desaparecer. Imagínense! Atreverse a alabar la belleza femenina en voz alta destemplada, y soltarle de frente en una tertulia a una mujer que está muy buena… dónde se ha viso semejante monstruosidad acosadora!

 

Cosita de mis antojos

qué guapa te me colocas!                                               

Dame la miel de tu boca

 y lo lindo de tus ojos…!

 

lilia-pradoLa culpa la tuvo Pedro Infante. Y junto a él, Tin Tan, Cantinflas, Mantequilla, Luis Aguilar, David Silva, Antonio Aguilar y similares. Desde chicos veíamos en el cine cómo los hombres piropeaban y floreaban a las muchachas. Nos cansamos de ver cómo desde un camión urbano el chofer volvía la cabeza y los ojos a las caderas de la Lilia Prado en cuestión y le decía por la ventana: “Qué curvas… qué baches… y yo sin frenos…!“.

Mamita… muy buenas las tenga usted! Y expresiones similares se nos grababan entre el buen humor de las flores masculinas y el coqueteo y el agradecimiento femeninos. Ni qué decir de la postura del macho conquistador:

 

Yo… soy el aventurero, el mundo me importa

poco (…)

 

Me gustan… las altas, y las chaparritas, las

las flacas las gordas

Y las chiquititas, me encantan las chatas de

cara bonita, (…)

Soy aventurero revasilador…

 

O ésta:

Si la vida es un jardín

las mujeres son las flores

el hombre es el jardinero

que corta de las mejores                                                                                 This photo shows Mario Moreno "Cantinflas," when t         

Yo no tengo preferencia

por ninguna de las flores

me gusta cortar de todas

Me gusta ser mil amores.

(…)

O: Por eso yo vivo errante

sin confiar en la mujer

Cariñitos de un instante

y no volverlos a ver.

No hay que estar comprometidos

en las cosas del querer

Solteras o con marido

siempre es buena la mujer.

 

El cortejo del macho a todo lo que da. Si en una de esas películas hubiésemos visto que la secretaria piropeada corría a pedro infantelevantar un acta por acoso en contra de Pedro Infante… válgame Dios! Jamás se nos habría ocurrido imitarlo!!! Ahora, por desgracia, se acaban las flores y las frutas jugosas de la frutería. Hay que caminar tragándose las intenciones. Nos mal acostumbraron los héroes del cine nacional. No es culpa nuestra. La culpa la tuvo él. Sí, la culpa la tiene Pedro Infante.