Archive

Posts Tagged ‘Marcel Proust’

Por qué este Great Gatsby no resultó tan Great. (Y otras consideraciones sobre cine y literatura)

Por qué este Great Gatsby no resultó tan Great. (Y otras consideraciones sobre cine y literatura)

s.a. perfil 0697Lo he dicho y lo diré: Cine y literatura son dos artes diferentes. Dos medios de expresión diferentes. Dos lenguajes diferentes. Querer traducir las obras de uno a otro generará siempre los usuales problemas de una traducción. Y más.

De hecho, no encuentro sentido alguno a tratar de poner en imágenes limitadas a noventa minutos -o, en casos más largos, como el de películas que llegan a tres horas y media o más-, la complejidad de cientos de páginas de obras como Crimen y Castigo (Crime and Punishment), La Guerra y la Paz (War and Peace), Ana Karenina (Annaaanakarenina Karenina), etc. Ni qué decir de otras, en su conjunto, aun más extensas, como A la Búsqueda del Tiempo Perdido (À la Recherche Du Temps Perdu). Y la extensión no es el mayor problema, pues hay obras que la tienen menor pero, aun así, son muy difíciles de transportar a la pantalla.

Qué lleva a un director (productor, estudio, guionista) a querer hacer una película de -por ejemplo-  The Swimmer (El Nadador), de John Cheever? Habría que preguntárselo a gente como Frank Perry y Sydney Pollack. Aun siendo una historia corta es, a mi juicio, “intraducible”. Inadaptable. Intransferible de un medio de acrimenycastigoexpresión, como el cuento, a otro, como el cine.

Los cuentos y las novelas se hicieron para ser leídos. Los poemas se hicieron para ser dichos. El cine, para ser visto.

El Gran Gatsby (The Great Gatsby), de F. Scott Fitzgerald, titulada así luego de la consideración de múltiples opciones -algunas insistentemente defendidas por el propio autor-, es una de las grandes obras de la literatura, no sólo estadounidense, sino universal. Llena de sorprendentes imágenes narrativas y de magistrales descripciones en frases y períodos cargados de un ambiente poético muy especial, es una novela que no sólo nos transporta a la época que pretende describir, sino que nos sumerge en los tormentosos infiernos de sus principales aredfordgatsbypersonajes. Háganse un favor y léanla.

Tal riqueza de imágenes ha inspirado -terca e infructuosamente-  a varios cineastas, incluso ya desde al año de haber sido publicada, al grado de contar hasta el momento con cuatro versiones fílmicas, una más para televisión y -válgame Dios!- una ópera. El turno actual es de Baz Luhrmann, director, guionista y productor australiano cuidadoso, profesional y deslumbrante, de obra reducida pero válida (Moulin Rouge!, Australia, Romeo + Juliet, Strictly Ballroom), aunque, lamentablemente, en muy pocas ocasiones emotivo y cálido, especialmente en lo concerniente a las íntimas emociones.

Asistir a ver The Great Gatsby de Baz Luhrmann es espectáculo puro. Puro espectáculo. No es eso de lo que se trata el arte moderno? El teatro actual? La música de moda? Observar en tercera dimensión sus casas, locaciones y escenografía, sus cortes y transiciones de edición up to date, su producción, vestuario y coreografías, acompañados de una calidad y edición de sonido dignas de un Oscar, resulta sorprendente, acogedor, apabullante. Alucinante. That’s entertainment.

afiestagatsbySin embargo… sin embargo… uno de los varios “sin embargo…” es la decisión de utilizar música moderna y actual en el soundtrack de una película esencialmente de época. Algo así como si George Lucas hubiese musicalizado American Graffiti con canciones de Cee Lo Green, o Stanley Kubrick hubiese metido canciones de Gwen Stefani en el soundtrack de Barry Lyndon.

Seguramente Luhrmann anda encandilado por su pasado lleno de discos con los soundtracks de sus films, de ventas millonarias. Eso le impide entender que la música es, esencialmente, no sólo temporal, sino eterna en su temporalidad; y por ello, moderna siempre. Si algún elemento de nuestra realidad consigue definir, per se, una época, una era, un período, es la música. La imagen fotográfica de una flor -hoy casi igual a la de hace siglos- ante nuestros ojos, acompañada de diferentes fondos musicales (de siglos y estilos diferentes), puede transportarnos, en sí misma y de manera material, adicapriogatsbyprácticamente, a épocas distintas. Así. Nada más. Sin diálogos. Sin actuaciones. Sin escenografía adyacente. La música de algún ballet de Jean-Baptiste Lully, sonando como fondo de esa imagen de la rosa, nos transportará automáticamente -y aunque sea de manera puramente imaginativa en nuestros preconceptos, si no fuéramos cultos- a los grandes salones y las largas mesas y la feroz repostería y los alucinantes sombreros y los arreglos florales del reinado de Luis XIV en Francia, de la misma forma explosiva y contundente en que la famosa madeleine de Proust le abría -y nos abre- el camino y las puertas del pasado, como si junto a él estuviésemos asistiendo a la recreación de un mundo en las contorsiones de los pedazos de papel sumergidos en agua para volverse des fleurs, des maisons, des personnages consistants et reconnaissables, de même maintenant toutes les fleurs de notre jardin et celles du parc de M. Swann, et les nymphéas de la Vivonne, et les bonnes gens du village et leurs petits logis et l’église et tout Combray et ses environs, tout cela que prend forme et solidité, est sorti, ville et jardins, de ma tasse de thé.

Esto, esto sí, es espectáculo puro, más espectáculo aun, pues tiene alma, corazón, médula, profundidad y contenido(s).

Toda novela es un viaje al pasado. Incluso las “futuristas” de ciencia ficción. Ni se diga, obras como El Conde de Montecristo, Lolita, Don Quijote de la Mancha…

ajazzgrupoDe modo que si algo hubiese bastado para ambientar de manera precisa y absoluta la novela de F. Scott Fitzgerald en su paso al cine, habría sido -precisamente- la utilización apropiada de la música de una época, por otra parte tan eminentemente musical, como la del inicio de los años ’20, en el siglo pasado. Cierto que la música comparte raíces y motivos rítmicos y melódicos en sus diferentes estilos, que anuncian y presagian épocas futuras o retrotraen a las pasadas, y que en función de ello, un inteligente manejo de las sonoridades y los motivos rítmicos puede ofrecernos la modernidad de la música actual aunada a la sugerencia de la música de antes, pero eso es otra cosa. Otro asunto. En términos de allegarse instrumentos (y aquí, léase en ambos sentidos) para una ambientación consecuente y reforzada, nada como haber usado aquella música.aarmstrong20s

Puede The Great Gatsby de Luhrmann, triunfar en las taquillas de todo el mundo y generar otro soundtrack exitoso en ventas de discos, pero falla -a pesar de las impactantes actuaciones de Leonardo DiCaprio, Joel Edgerton, Tobey Maguire, Carey Mulligan y Elizabeth Debicki (todos!), y de las impecables cinematografía y edición de Duggan y Villa- en aquello en lo que F. Scott Fitzgerald triunfó más plenamente: La capacidad de compendiar en una misma obra el ambiente rugiente y clamoroso de los fabulosos 20’s (con su evolucionante y locuaz música de jazz fondeando los desmanes de flappers y riquillos), junto a las tormentas interiores, enclaustrantes, emotivas, solitarias y aisladas, románticas en el más puro sentido de romanticismo, de Gatsby y su literario entourage.

Para conseguirlo -entre otras cosas, pero quizá ésta una de las principales- Luhrmann tenía que haber escogido la música de entonces (dentro de la cual hay ejemplos magníficos asequibles por una simple pesquisa de inmersión en las discografías de colección), y haber decidido utilizar menos efectos y lenguaje del tipo fuegos de artificio, para darle su conveniente lugar al tratamiento tradicional cinematográfico de la obra en aquello correspondiente al ritmo lento, existencial, de las descripciones de la intemporal intimidad.

Conseguir eso basándose, o sin soslayar, el moderno lenguaje cinematográfico, no es imposible, pero sí, extremadamente difícil. Aparentemente, más allá de las posibilidades del brillante talento (en otros 048 sergiorubros) de Baz Luhrmann.

The Great Gatsby sigue hoy, a casi noventa años de su publicación, esperando una versión cinematográfica que la honre debidamente. La pregunta esencial es: Hace falta? Hoy por la noche, abriré mi ejemplar de The Great Gatsby (aquél que reproduce la portada original ilustrada magníficamente por Cugat) y veré, leyendo la novela, la mejor de las películas posibles que alguna vez pudieren realizarse sobre ella.

Vale.

_ _ _ _

SERGIO ANDRADE en TWITTER

_ _ _ _

Libros, novelas, cuentos, poemas, escritos por Sergio Andrade:

AMAZON

_ _ _

OTROS  LIBROS, LETRAS, CDs  y POEMAS de SERGIO ANDRADE

_ _ _  NUEVA MÚSICA LATINOAMERICANA

CD’s de SERGIO ANDRADE

NUEVA MÚSICA LATINOAMERICANA / CD DOBLE CÓMO PASA EL TIEMPO…! de Sergio Andrade y su Grupo, No.Cat.705105457956 , conteniendo 22 canciones -9 en el Primer CD y 13 en el Segundo-. Un CD Doble de Colección con Música de Fusión y Alternativa, Centro y Sudamericana.Homenaje y recuento de nuestras tradiciones musicales más folklóricas. Espacio donde se encuentran la música andina con la música pop, rock,  jazz y clásica, occidentales.
(Portada y Contraportada del Booklet Interior)
1 y 16
(Contraportada del CD )
Charola Cómo pasa el tiempo...! (Parte II)
Contiene los Temas:
CARO
CUBA
_ _ _ _

VIVIRÉ PARA AMARTE, con diez de sus más bellas canciones de amor

Portada y Link del CD VIVIRÉ PARA AMARTE de SERGIO ANDRADE

Contraportada del CD VIVIRÉ PARA AMARTE , de SERGIO ANDRADE

Contiene los Temas:

PARECE

LA MUCHACHA DEL VIOLÍN   

EXTRAÑÁNDOTE

TAN JOVEN

LA HORA MÁS TRISTE DEL DÍA

DECIR SU NOMBRE

BUENO EN LA CAMA

TE VAS

 APRENDERÁS

VIVIRÉ PARA AMARTE

_ _ _ _

– A VECES EL AMOR , con diez temas de amor, de los más íntimos y profundos, del cantautor Sergio Andrade

Portada OK

(Portada del CD A VECES EL AMOR…)

Charola A veces el amor...

(Contraportada del CD A VECES EL AMOR…)

Contiene los temas:

– NI UN DOMINGO MÁS

 LA NAVIDAD ES MALA CONSEJERA

– EL CORAZÓN DEBAJO DE LA CAMA

– NO ERA MUCHO PEDIR

 SI DE POR SÍ…

 A VECES EL AMOR…

– LO MÁS TRISTE DE TODO

 VACÍO

– SE ENTIENDE

– TRATÁNDOSE DE TI

_ _ _ _

 – SERGIO ANDRADE, sus Éxitos de Festival , con las canciones del cantautor que fueron premiadas en diferentes Festivales Nacionales e Internacionales, como YAMAHA, OTI, Viña del Mar, etc. Para vivir de nuevo una de las etapas más creativas de la música en Latinoamérica. Un CD DE COLECCIÓN.

MIS PREFERIDAS , primer disco de Sergio Andrade, de nuevo en el mercado, digitalizado y re-masterizado.

img para Portada Mis Preferidas OK

1.- No se vale

2.- No era mucho pedir

3.- Extrañándote

4.- Insurgentes

5.- Cada vez que te veo

6.- Tratándose de ti

7.- Divina

8.- Quisiera (Canción para mamá)

9.- Viviré para amarte

10.- Caro

El disco Mis Preferidas en esta versión digitalizada y remasterizada seguirá -sin duda alguna- quedando como un disco de colección y “de culto”, pues es una rara joya que nos permite viajar en el tiempo y experimentar lo más representativo de la música de los años ’80 en nuestro país.

_ _ _ _

PIANO PASSION nuevo CD Instrumental de Sergio Andrade  A la venta en iTunes y demás tiendas digitales . 

Portada(OK)

También en amazon MP3  , Spotify , Google Play, etc.

_ _ _ _

TODOS los CD’s,  A LA VENTA  en iTunes , amazon MP3  ,  Spotify , Google Play  y demás tiendas digitales.

Y en Formato Físico, con Entrega a Domicilio, de venta en:

PARA USA Y EL RESTO DEL MUNDO

PAGO CON PAYPAL PARA USA Y EL RESTO DEL MUNDO

También en:

bandcamp

y en:


PARA MÉXICO En Formato Físico, con Álbum Coleccionable de 16 páginas a color, dedicatoria del artista y Entrega a Domicilio
:

Escribiendo a <amarantorecords@gmail.com>

o en TIENDAS MIXUP

_ _ _ _

CANAL DE YOUTUBE DE SERGIO ANDRADE

Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Escribir, es de solitarios? O de lobos? (Reflexiones sobre dos martirios)

diciembre 28, 2012 1 comentario

Escribir, es de solitarios? O de lobos? (Reflexiones sobre dos martirios)

2010-10-05 09.19.51Cuando haces algo por no saber hacer otra cosa, bien. Se explica. Cuando lo haces porque se te hizo vicio y requieres de tu dosis acostumbrada, más aun. Lo molesto -y curioso- es cuando sabes hacer muchas otras cosas, y no requieres realmente hacer ese algo a cada tanto, pero permanece ahí, al acecho, dejándose caer sobre ti en cualquier momento. Irreductible. Inevitable.

Para los entendidos, se llamaría pulsión. Pulsión -en este caso, el que me ocupa- de escribir.

Escriben -según dicen- los solitarios. Los que, por ello, tienen el tiempo y las motivaciones para hacerlo. Puede ser cierto. Un hombre con millones en el  bolsillo ( y en el Banco), con dos Maseratis y un Lamborghini en el garage, una mansión en la campiña toscana, un Gulfstream G550 en su hangar privado y cuatro modelos de Victoria’s Secret acompañándolo en sus correrías, difícilmente se sentirá compelido a meterse en una habitación para seguir escribe…y escribe… Sí, ya sé que aun sin los millones, un hombre puede hallar el modo de vivir relajadamente, celebrando las conversaciones, los días de campo y los recuerdos. Pero llega el momento, inevitable, de dejar eso para sentarse a escribir. Verdad, Marcel Proust? Otros, quizá, los haya que escriban por escape. Entre salir a ganarse la vida para sacar a flote a la familia muerta de hambre -siendo explotado por ello mismo, y mientras lo consigue, en el camino- o quedarse encerrado reconstruyendo el mundo a la manera de uno, y escapando, de paso, a la cruda realidad… mejor esto último. O no, Carlos Marx?

Eso de reconstruir el mundo -que no el construirlo, pues de ello se ocuparon los Dioses hace tiempo- viene a ser razón suficiente para escribir en cualquier lugar, tiempo y circunstancia. El que escribe, se Zproustabstrae del entorno y define mágicamente los términos y límites de aquel mundo en que quiere vivir. Ahí, sus galanes soñados son los príncipes heroicos de la historia; sus castillos son la morada protectora que querría en su vida frágil, vulnerable; sus acciones tienen el brillo, la solidez, que su miserable existencia apenas sueña en vislumbrar. En uno de mis poemas (*) digo:

Yo escribo para hacer

la parte del mundo que me falta.

Lo que más le falta a la mayoría del ser humano, es compañía. Y eso, por el simple hecho de que la soledad es gen, marca, impronta, sello y sino. El ser humano, no matter what, nació para saberse solitario. Hoy, ahora, aquí, en estas matinales horas en que afuera de mi casa las aves tropicales cantan rebotando sus trinos contra el azul intenso de la bóveda celeste salpicada entre nubes blancas, escribo. La familia duerme. Un perro obsesionado ladra a los cohetes festivos, a la distancia. Algún auto desgarra con sus emanaciones el escape al intentar subir la loma de los cactus. Yo escribo. Necesite, tal vez, sentirme acompañado: por mis sueños ahora, por mis heroínas; más tarde -lo imagino y me relamo los labios- por ustedes, los lectores de este blog, que no me dejarán morirme solo. Hoy, al menos, no.

ZalhambraPero he tenido ya tiempos en que viajé con diez novias por el mundo. Tan solo los oficios amorosos de mantenerlas contentas, satisfechas, me colmaban las horas. Y los trayectos por carreteras, las llegadas a los pueblos de España, los check-ins , las comidas y degustaciones de una buena rabada, un buen Rioja, y las visitas a Museos y Escoriales, completaban mis días. Aun así, al lado de La Alhambra inclusive, me venía esa necesidad imperiosa, obsesiva, impactante, de decir: Permítanme un rato, voy a escribir un poco, pónganse a ver televisión, váyanse a dar una vuelta por El Generalife, luego nos vemos… Alguien podría decir, no sin cierta razón: Bueno, en La Alhambra a cualquiera le llega la inspiración! Pero lo mismo me ocurría a la mitad del Paseo de la Castellana; cruzando entre dos esquinas de la Rua Augusta, en Sao Paulo; degustando una rabada cordobesa a unas cuadras de la Mezquita y el Puente Romano, o comiéndome un choripán en la Villa Carlos Paz, junto al Lago San Roque, en Argentina. O al andar por cualquier callejón, en Cuernavaca. De modo que, aunque el lugar pueda influir una cierta inspiración (odio esa palabra y lo sobrevaluada que permanece en la mente de incipientes escritores) en el sujeto, los mecanismos del origen de la creación literaria han de obedecer órdenes más imperiosas, íntimas.

Otros podrán argüir que la compañía física y los acostones no curan de la soledad a nadie. O no necesariamente a todos. Gran razón, que la soledad pega más fuerte cuando incurrimos en mares de personas, incluso cuando el abrazo es más íntimo, pretendidamente acogedor. Pareciera que el solitario se complace en sentir a fondo su soledad. Y en escribir.

Pero escribimos también, quizá, por razones mayores, motivos de la especie humana, ornamentados, civilizados y sublimados por nuestro supuesto avance por los senderos de la racionalidad, pero muy animales, al fin. Marcamos, como las aves, como cualquiera Erithacus rubecula, como los cánidos, como los lobos, nuestro territorio. Nuestros territorios, que en eso de inventar y reconocer espacios nos las gastamos como ninguna especie terrenal -según dicen-. En lo físico, en lo psicológico, en aquello supuestamente intelectual, en las emociones reconocidas (y en las ocultas a nosotros mismos), en todos los niveles y espacios de racionalidad e intuición que con los siglos nos hemos ido construyendo, solemos marcar específicamente nuestro territorio. Este es mi espacio, éstos, mis rumbos; por aquí caminé, estas brechas he abierto; aquí vivo, aqueste es mi universo…yo ya anduve caminos señalados por otros, pero a mi modo. Caminen como yo de aquí en delante. Este es mi dominio, mi reino; estos mis alcances.

Todas ésas, frases implícitas en el oficio del que escribe. Y definen, todas ellas, el acto de escribir, mejor que muchos otros planteamientos motivacionales. Pero, en el fondo, ya como recurso paliativo de la Zdédalosoledad inmensa, o fruto del comportamiento animal más profundo en nuestro ser humano, ambos, confluyentes efectos a la hora de escribir, representan martirios. Somos testigos, y damos a la vez fe de ello, del sufrimiento de existir, de sobrevivir, de interactuar con los otros animales, de luchar la lucha eterna, fugazmente ganadora, pero nunca plenamente victoriosa, del hombre: vivir muriendo. Escribir, es un martirio. Dejamos constancia de ello en cada línea, nos inmolamos al hacerlo; viajamos hacia el sol con recursos de Dédalo y acabamos muchas veces despeñándonos, como su hijo, en el trayecto. Pero eso no es culpa de la escritura. La escritura, gracias a Dios, queda, permanece. Toma vida propia, para dar fe de nuestros miedos, sueños y motivos; para dejar claro, clarito, cuál fue -o quisimos siempre que fuese- nuestro territorio; y para asegurarnos que, con algo de suerte,  en un futuro próximo o lejano, viviremos en los campos de los reinos que creamos y -ya si de plano andamos bien parados con la fortuna- siendo leídos por hermanos y no, claro que no, ya no tan irremediable y agobiantemente solos.

 

—————

 SERGIO ANDRADE TWITTER

__________

CDs de Sergio Andrade en Formato Digital:

iTunes

amazon MP3

Spotify (Donde esté a disposición)

Google Play (Donde esté a disposición)

… y Demás Tiendas de Música Digital

Para adquirir los CDs de Sergio Andrade en Formato Físico, con Booklet interior de 16 páginas y entrega a domicilio:

USA y Resto del Mundo

cdbaby

kunaki (Credit Card)

kunaki  (Paypal)

República Mexicana, escribir a:

<amarantorecords@gmail.com>

Portada OK

Charola A veces el amor...CD DOBLE

Más detalles de canciones, temas, libros y productos de Sergio Andrade en:   http://www.sergioandradeonline.com

 

A la venta en iTunes

Y demás tiendas digitales

Spotify 

amazon MP3 

Google Play , etc.)

También se encuentra a la venta el CD “CÓMO PASA EL TIEMPO…!” en formato físico, para USA y el Resto del Mundo, en Kunaki:

Pago con Credit Card 

Pago con PayPal   

y en  cdbaby

Y para la República Mexicana, (CD Físico, o descarga digital en MP3 directa a correo electrónico), escribiendo a amarantoRECORDS, para compra con Depósito Bancario o PayPal, y con envío a domicilio:

amarantorecords@gmail.com

————-

(*) NOTA.- El extracto es del poema POEMA, del libro REVELACIONES / 2002 / Editorial PLANETA

Para más escritos, poemas y libros de Sergio Andrade:

http://www.sergioandradeonline.com

amazon & kindle :

http://www.amazon.com/s/ref=nb_sb_noss_2?url=search-alias%3Ddigital-text&field-keywords=sergio%20andrade