Archivo

Posts Tagged ‘reconciliación’

INSTRUCCIONES PARA NO VOLVER CON TU EX

Alguna vez dije que la única regla importante a seguir con respecto a tu ex es: No volver Portada iTunes Mis Preferidas OKjamás con él. O ella. Sé que esta regla ya sacó de balance a varios de los que estén leyendo: No hallan su lugar en el mundo, los Fruit Loops no les saben a nada, les aburre incluso la tercera temporada de Breaking Bad... y hasta el hambre se les quita. Todo, porque rompieron con su novia, o novio, y quedaron como carabela de Colón sin brújula. Lo único que quieren es volver a ver a su ex y, si se puede, comérselo a besos.

Es conveniente volver con tu ex? La salud mental de una mente racional y un corazón agradecido responde, acertadamente: No. Jamás. Pero después de algunas reflexiones descubrimos que hay circunstancias y tiempos dentro de los cuales podría tener ciertoangelina y brad sentido arrastrarse un poco para volver a ser aceptado, o aceptar al que se está arrastrando. Si el rompimiento es reciente, no es tan malo que vuelvas con tu ex. Un lapso máximo de dos semanas es el límite. Ahí, la reconciliación resulta hasta impulsora de una mayor atracción sexual, pasión sin límites por el reencuentro, besos por arriba y por abajo, prendas volando por los aires y ya las últimas dejadas en el torso porque la prisa es mucha, y dos cuerpos sudorosos revolcándose por el piso de la cocina. Dicen que el amor de la reconciliación no tiene igual.

Después de dos semanas, no viene al caso. Si tú o tu pareja fueron capaces de lady diana y príncipe carlosaguantar catorce días de ayuno empalagoso, para qué volver? Quiere decir que la necesidad no es mucha y que vale más poner en el GPS un nuevo destino.

Lo mismo aplica para otras circunstancias: Si estabas viviendo con tu pareja y la corriste o ella se fue por woody allen y mia farrowpropio gusto… no tiene caso volver. Si estabas casado con tu pareja y se separaron por más de seis meses, no tiene caso volver. Si se divorciaron, menos. Si rompiste con tu novio y alguno de los dos, dentro del tiempo de separación, consiguió otra pareja, anduvo, o se acostó con otra… tampoco tiene caso volver. Aun menos que nunca.

Existen los casos extremos. Aquéllos de las fijaciones amorosas en que a pesar del tiempo y los años, el corazón palpita con sólo recordar una mirada, una mueca graciosa, un aroma del cuerpo, alguna caricia especial, atrevida, original, o aquel acto maravilloso jennifer y marc anthonyhecho por la única persona que nos dejó grabada la hechura perfecta del amor. El problema con esas fijaciones es que no podrán ser resueltas positivamente con el reencuentro con la ex. El tiempo hace estragos hasta en la Torre de Pisa. Aquel amor que recordamos mágico, ya es cosa del pasado. Sus rasgos, sus manías, su cuerpo, sus sueños, su energía, habrán cambiado, y lo único que obtendremos de un regreso será el acercarnos a una cáscara vacía. El pasado es irrecuperable.

Sin embargo, el corazón nos pone trampas, y seguimos soñando con que a la vuelta de una esquina, a la salida jennifer aniston y brad pittde un cine, en la siguiente banca de un parque, volveremos a ver a esa persona que nos definió el amor. Y si somos románticos, la recordaremos en alguna canción, en algún capítulo de una teleserie amorosa, de un libro clásico, en las nubes de un atardecer dorado o en el mar que se pierde a la distancia… Habrá siempre dentro de nosotros esa inquietud de rehacer, de reconstruir, de redescubrir la magia. Pero no nos engañemos, la magia sólo existe en el recuerdo. Con un ex, con una ex, después de un tiempo, no se debe volver jamás. Fájate la camisa, amárrate el cinturón, cíñete la falda, muérdete los labios, cómete las uñas, córtate el pelo, rápate si es preciso, píntate el cabello de morado, échate de un tirón todas las temporadas de The Good Wife para no tener ni un segundo libre entre el viernes y el lunes, saca el clavo con otro clavo, o con otros clavos, paga un terapeuta, abre otra cuenta en Instagram, emborráchate, cómete cuarenta tacos al pastor, cuatro paquetes de galletas Oreo, cómprate una camisa de fuerza y pídele a tu hermana que te la ponga, haz hasta lo imposible, pero no vuelvas. No vuelvas jamás con tu ex pareja. No importa qué tanto nos ruegue ella o qué tan dispuestos estemos nosotros a rogarle a ella que regrese. Es cuestión de sentido común, de dignidad. Grábenselo. Con tu ex no se debe volver nunca.

O sí?

_____

CANCIÓN SUAVEMENTE (L. y M. Sergio Andrade)

DIEZ CANCIONES DE AMOR PARA UNA REPÚBLICA AMOROSA

DIEZ CANCIONES DE AMOR PARA UNA REPÚBLICA AMOROSA

Pertenezco a una generación que siguió de cerca a los jóvenes -apenas mayores por unos años- que  hicieron de la consigna PAZ Y AMOR (Peace & Love) su himno inspirador;  del SEXO, DROGAS Y ROCK AND ROLL (Sex, Drugs and Rock’n Roll), prácticamente, su modus vivendi; y de las flores, su atuendo, adorno y uniforme.

Yo sí -no como quieren adornarse algunas supuestas”testigas” del Movimiento Estudiantil del ’68- anduve por esas calles del Centro Histórico a diario, pues estudiaba lo que se llamaba la Iniciación Universitaria en el plantel de San Ildefonso, frente a Prepa 1. Y yo sí, a mis casi trece años, alcancé a oler el gas lacrimógeno de los granaderos, y a ver, a unos pasos, los macanazos y heridos. Un par de granaderos me cerraron el paso una mañana y me impidieron llegar a lo que era una extensión de la Prepa 2 (Iniciación Universitaria, de la UNAM). Quizá, por mi edad y tamaño -y por mi obediencia en dar marcha atrás- no usaron conmigo los mismos recursos convincentes que con los estudiantes menos jóvenes de la época.

Por mis años, también, mi madre -firme y enérgica- me impidió salir de nuestro departamento en la Clavería, el 2 de Octubre, cuando yo, muy animado y enardecido por el movimiento de los jóvenes, le comuniqué que iría a Tlatelolco a manifestarme junto con los demás estudiantes. (Narro el episodio completo en la Primera Parte de mi novela MALALIENTO).

De modo que vengo siendo, a estas alturas: Izquierdista, por convicción; de espíritu, punk;  y hippie, de corazón. Creo que la sociedad, nuestra sociedad actual, debe cambiar, para mejorar, para ser una sociedad habitable, en el sentido más humanitario posible. Los individuos, cometemos errores que tratamos de enmendar con el tiempo. Las sociedades también los cometen, y es función de los ciudadanos, en conjunto, ayudarla a enmendarlos. Creo, también, como dijeran los Beatles, que amor es todo lo que se necesita; y fui admirador de Lennon desde aquélla famosa entrevista que leí en la revista Rolling Stone, y sobre todo, desde que oí ese maravilloso disco -una de las cumbres del rock- que grabó, ya como solista, y que incluía canciones y conceptos tan importantes como GOD, LOVE, MOTHER, etc.

Como John Lennon creía, creo que el amor puede hacer la revolución. Pienso -si se quiere, de modo muy idealista, aunque no lo creo- que una revolución puede ser pacífica. Me doy cuenta de que aquellos jóvenes que llevaron a cabo lo que se llamó La Revolución de las Flores, no efectuaron un solo disparo, y lograron cambiar al mundo. El cambio, cuando la sociedad está convencida de su necesidad y unida para lograrlo, puede ser hecho de manera absolutamente pacífica.

Y armónica.

Después de haber vivido aquel Movimiento Estudiantil del ’68 y sus secuelas, no quisiera -de ninguna manera- pensar en la posibilidad de un retorno a la restricción de las libertades y a la represión violenta. Veo con entusiasmo, por ello, las propuestas de alguien que, como López Obrador, es capaz de entender la política de un modo romántico. Sí, el romántico puede pecar a veces de soñador y pasional, pero suele ser sincero y honesto. Vi en el segundo debate presidencial dos detalles que me impactaron: 1) Cuando el IFE colocaba a los cuatro candidatos, cada uno en su recuadro, la toma de la cámara correspondiente a la imagen de Josefina Vázquez Mota, nos presentaba una imagen sensiblemente mayor a la de López Obrador, y un poco mayor a la de los otros candidatos. Propaganda subliminal? Error involuntario? Que cada quién decida…

2) Lo segundo que me llamó la atención fue que todos los candidatos, a excepción de AMLO, sólo fueron capaces de esbozar sonrisas, o de sonreír abiertamente, haciéndolo en son de burla, en carácter de desacreditación del contrincante. Por lo demás, se mostraron serios, acartonados y solemnes, pagados de sí mismos, durante todo el evento. El único que tuvo la capacidad de sonreír -y hasta de reír abiertamente-, y no como burla a los demás, fue López Obrador. En ese momento en que, con humor, habló de que estaba “aflojado”, “traqueteado”, mostró su capacidad para reír de sí mismo. Perdón, disculpen aquéllos que lo consideran señal de malos augurios para nuestra nación, yo no puedo desconfiar -aunque él no sea perfecto en todos los renglones- del único candidato capaz de quitarle solemnidad a un debate artificialmente solemne, capaz de relajarse, de reír, de bromear sobre sí mismo, y de ofrecer concordia y reconciliación social sobre la base de una recuperación de nuestros valores y del amor en su sentido más pleno.

Mi humilde colaboración a esa República Amorosa de la que habla López Obrador, son las diez canciones románticas, de amor que he grabado en mi nuevo CD VIVIRÉ PARA AMARTE. Cuando comencé a grabarlo -hace tiempo ya, en una grabación que tuvo que ser suspendida, lamentablemente, por el fallecimiento de mi madre-, no decidí grabar canciones de amor por tener presente ningún concepto político o social respecto a una nación “amorosa“. Término y concepto fueron externados por López Obrador mucho después, y mucho más recientemente; pero al resultar coincidente el lanzamiento de mi CD VIVIRÉ PARA AMARTE, con esta última fase de las campañas electorales para presidente de nuestro país, no puedo dejar de sentir que la idea viene al caso, pues por algo decidí, hace más de un año, que mi nuevo CD debería ser, hablar, respirar AMOR; amor, en todas las formas (social, humanitario, romántico, erótico)es lo que necesitamos todos en nuestros corazones para sacar adelante a un país profundamente mermado en su economía, castigado de raíz en su salud social y sitiado, diezmado por la violencia, una violencia que los mexicanos no queremos que se prolongue ni, mucho menos, que , en ropa y facciones del pasado, vuelva. Amor es, también, el pequeño grano de arena con que yo, y muchos otros, podemos colaborar.

En cualquier época de la historia, desde Jesucristo hasta Martin Luther King, desde Dante a John Lennon, quien le apueste al amor, no puede estar equivocado.

NUEVO CD   VIVIRÉ PARA AMARTE .   Diez canciones de amor.

1.- PARECE 

Portada digital (700x700) 041

Portada del CD Digital “Viviré para Amarte”

2.- LA MUCHACHA DEL VIOLÍN 

3.- EXTRAÑÁNDOTE 

4.- TAN JOVEN 

5.- LA HORA MÁS TRISTE DEL DÍA 

6.- DECIR SU NOMBRE 

7.- BUENO EN LA CAMA 

8.- TE VAS 

9.- APRENDERÁS 

10.- VIVIRÉ PARA AMARTE 

 

 

Contraportada del CD Físico “Viviré para Amarte”

—————

(Comentario sobre el CD VIVIRÉ PARA AMARTE,  enviado por el Chef Jorge Cárdenas – Twitter: @iyorch-, desde Buenos Aires, Argentina):

“Al entrar dentro del mundo de «Viviré para Amarte», el nuevo álbum de Sergio Andrade, encontramos su refugio: estrofas llenas de romanticismo clásico, las cuales proyectan su sello característico en este su tercer trabajo como solista. El creador de grandes éxitos como «Suavemente» y «No Puedo Olvidarlo» expone los problemas del amor con letras y arreglos originales que evocan a los cortes con los que se hizo ganador de festivales internacionales. Este es su mundo y Andrade sabe por dónde se maneja bien.

Sergio es libre e independiente de existir en un mercado muy diferente al que se consagró algunas décadad atrás. Esto lo dejó claro con su legendario álbum doble «Cómo Pasa el Tiempo…!” (2009) en el que regresó a la música mezclando arte sin la interferencia de que alguien decida si lo que hace es comercial o no.
Quien lo hubiera dicho. Ahora interpreta inocentes temas como «Parece», misma que abre con un majestuoso piano de cola, para cantarle al sentido de sobreponerse al fin de una relación; «La Muchacha del Violín» que resulta en una pieza encantadora y en una de las más disfrutables y cinematográficas que haya compuesto.
Continúa «Extrañándote», en donde Sergio canta melancólicamente una balada existencial sobre el desamor. Tiene un modo de sentir, de vivir y de abrirte el corazón (de mis preferidas).  «Tan Joven» sigue la senda introspectiva en la cual propaga una canción sincera y sin imposturas. Quizás esa experiencia de volver a vivir lo llevó a componer adorables versos inspirados en sus pasadas musas, prueba viviente de un tipo romántico que su corazón tuvo un infarto en  «La Hora Más Triste del Día». El Maestro escribe, arregla y produce su propia música y cuenta las historias de un modo muy personal: lo vivido, lo temido, lo anhelado, lo oculto; anécdotas, melodías que se transforman en «Bueno en la Cama», «Te Vas» y «Aprenderás».
La última que titula a la producción, no es la mejor canción, pero es la más completa declaración de sensaciones que produce el amor perfecto. Sergio es un tipo muy talentoso, mucho, y sólido en sus producciones: música altamente creativa y de actitud férrea que deja ganas de más.
«Viviré para Amarte» no ha sido creado para competir con nadie, ni estar a la búsqueda del hit ni el número uno. Está para disfrutarse con el corazón y con el ánimo de escuchar música de buen gusto con acento en el amor. Todo eso más la necesidad de esperar algo nuevo que lo represente, lo transforma en un éxito”.
Sinceramente,
Jorge Cárdenas
——————————-

Más sobre canciones, CD’s y libros de Sergio Andrade http://www.sergioandradeonline.com