Archive

Posts Tagged ‘soundtrack’

STUDIO UNIVERSAL, O UNA OMISIÓN IMPERDONABLE

IMG_1986 Si sea culpa de Studio Universal, o de NBC Universal, o de HBO Latin American Group, o de todos juntos, no lo sabemos. Pero una omisión imperdonable está siendo cometida mientras de manera entusiasta e insistente promueven la transmisión de la película Eternamente Comprometidos, con Emily Blunt, Jason Segel y Alison Brie.

Ni los canales americanos, ni los mexicanos, se caracterizan por ser cuidadosos en sus STUDIO UNIVERSALpromociones. Datos erróneos, nombres mal pronunciados, pésima ortografía en los textos y otras deficiencias; pero en esta ocasión han cometido el grave pecado de una omisión imperdonable.

 

Para dar fuerza a la promoción de dicho filme ( en inglés: The Five-Year Engagement,del director Nicholas Stoller y con producción de Judd Apatow, entre otros), y subido en el caballo

TOMÁS MÉNDEZése del “soundtrack” dichoso, que tanto le gusta, Studio Universal decidió utilizar como tema, motivo y pretexto -hilo conductor, pues- la canción “Cucurrucucú paloma“, del original y brillante compositor mexicano, fallecido en 1995, Tomás Méndez.

O sea que, el elemento musical que da vida a toda la promoción y genera datos como que Julio Iglesias -al igual que otros- la grabó, y ahora Chris Pratt y Alison Brie la cantan en la película, no es digno de que se informe, también, el nombre de su creador. En la promoción aparecen muchos nombres, excepto el fundamental, original y más digno de ser conocido y nombrado, pues fue el que, en principio, compuso y escribió la canción “Cucurrucucú paloma“: el zacatecano Tomás Méndez. Algo así como si se utilizase la imagen del cuadro “L’empire des lumiéres” (El Imperio de las luces) para promover alguna película, o en la portada de algún libro, y no se dijera que es obra del pintor René Magritte. La omisión no podría ser más surrealista.

 

Hablar de colegas compositores, cuando son buenos, es un placer. Hay algunos que se distinguen por su originalidad y tratamiento distinto de los temas y las letras. Tomás Méndez fue uno de ellos. El simple título de la canción representa una apreciable originalidad, pues incluye una onomatopeya referente al “canto” mismo de las palomas. Ni qué decir de otras canciones originales y bellas de Tomás Méndez (“Bala perdida“, “Tres días“, “Las rejas no matan“); ni de otras, bellísimas, tanto de música cuanto de letra, de tremenda riqueza folklórica y emocional, como es “Paloma negra“; ni de aquella otra que es una absoluta lección de composición para los barbados compositores wannabe de la vuelta del milenio, un prodigio de imágenes y emociones plasmadas en uno de los mejores huapangos compuestos hasta la fecha: “Huapango Torero“.

 

A un compositor de ese tamaño, con intérpretes que van desde Chavela Vargas hasta Pedro Infante, desde María Dolores Pradera hasta Lola Beltrán y Javier Solís, y desde chavela vargasFrancisco “El Charro”Avitia hasta Miguel Aceves Mejía, y cuya canción “Cucurrucucú paloma“, que es de las contadas canciones mexicanas conocidas en todo el mundo,  ha sido interpretada y grabada por Harry Belafonte, Joan Báez, Nana Mouskouri, Perry Como, Hibari Misora, Luis Miguel  y Julio Iglesias, entre otros de igual o mayor estatura artística, es a quien Studio Universal privó del más justo crédito en sus anuncios y dejó, imperdonablemente, sin mencionar.

 

Omisión imperdonable.

 

Sé que esta entrada no hará más que ayudar a Studio Universal a promover aun más la transmisión de su película, pero no importa, siempre y cuando, a algunos de ustedes, muy lectores míos, cuando vean el anuncio -o escuchen la canción “Cucurrucucú paloma” en algún lado- se les venga inmediatamente a la mente el nombre de su autor: Tomás Méndez. Tomás Méndez. Sí, Tomás Méndez.

 

Vale.

Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Por qué este Great Gatsby no resultó tan Great. (Y otras consideraciones sobre cine y literatura)

Por qué este Great Gatsby no resultó tan Great. (Y otras consideraciones sobre cine y literatura)

s.a. perfil 0697Lo he dicho y lo diré: Cine y literatura son dos artes diferentes. Dos medios de expresión diferentes. Dos lenguajes diferentes. Querer traducir las obras de uno a otro generará siempre los usuales problemas de una traducción. Y más.

De hecho, no encuentro sentido alguno a tratar de poner en imágenes limitadas a noventa minutos -o, en casos más largos, como el de películas que llegan a tres horas y media o más-, la complejidad de cientos de páginas de obras como Crimen y Castigo (Crime and Punishment), La Guerra y la Paz (War and Peace), Ana Karenina (Annaaanakarenina Karenina), etc. Ni qué decir de otras, en su conjunto, aun más extensas, como A la Búsqueda del Tiempo Perdido (À la Recherche Du Temps Perdu). Y la extensión no es el mayor problema, pues hay obras que la tienen menor pero, aun así, son muy difíciles de transportar a la pantalla.

Qué lleva a un director (productor, estudio, guionista) a querer hacer una película de -por ejemplo-  The Swimmer (El Nadador), de John Cheever? Habría que preguntárselo a gente como Frank Perry y Sydney Pollack. Aun siendo una historia corta es, a mi juicio, “intraducible”. Inadaptable. Intransferible de un medio de acrimenycastigoexpresión, como el cuento, a otro, como el cine.

Los cuentos y las novelas se hicieron para ser leídos. Los poemas se hicieron para ser dichos. El cine, para ser visto.

El Gran Gatsby (The Great Gatsby), de F. Scott Fitzgerald, titulada así luego de la consideración de múltiples opciones -algunas insistentemente defendidas por el propio autor-, es una de las grandes obras de la literatura, no sólo estadounidense, sino universal. Llena de sorprendentes imágenes narrativas y de magistrales descripciones en frases y períodos cargados de un ambiente poético muy especial, es una novela que no sólo nos transporta a la época que pretende describir, sino que nos sumerge en los tormentosos infiernos de sus principales aredfordgatsbypersonajes. Háganse un favor y léanla.

Tal riqueza de imágenes ha inspirado -terca e infructuosamente-  a varios cineastas, incluso ya desde al año de haber sido publicada, al grado de contar hasta el momento con cuatro versiones fílmicas, una más para televisión y -válgame Dios!- una ópera. El turno actual es de Baz Luhrmann, director, guionista y productor australiano cuidadoso, profesional y deslumbrante, de obra reducida pero válida (Moulin Rouge!, Australia, Romeo + Juliet, Strictly Ballroom), aunque, lamentablemente, en muy pocas ocasiones emotivo y cálido, especialmente en lo concerniente a las íntimas emociones.

Asistir a ver The Great Gatsby de Baz Luhrmann es espectáculo puro. Puro espectáculo. No es eso de lo que se trata el arte moderno? El teatro actual? La música de moda? Observar en tercera dimensión sus casas, locaciones y escenografía, sus cortes y transiciones de edición up to date, su producción, vestuario y coreografías, acompañados de una calidad y edición de sonido dignas de un Oscar, resulta sorprendente, acogedor, apabullante. Alucinante. That’s entertainment.

afiestagatsbySin embargo… sin embargo… uno de los varios “sin embargo…” es la decisión de utilizar música moderna y actual en el soundtrack de una película esencialmente de época. Algo así como si George Lucas hubiese musicalizado American Graffiti con canciones de Cee Lo Green, o Stanley Kubrick hubiese metido canciones de Gwen Stefani en el soundtrack de Barry Lyndon.

Seguramente Luhrmann anda encandilado por su pasado lleno de discos con los soundtracks de sus films, de ventas millonarias. Eso le impide entender que la música es, esencialmente, no sólo temporal, sino eterna en su temporalidad; y por ello, moderna siempre. Si algún elemento de nuestra realidad consigue definir, per se, una época, una era, un período, es la música. La imagen fotográfica de una flor -hoy casi igual a la de hace siglos- ante nuestros ojos, acompañada de diferentes fondos musicales (de siglos y estilos diferentes), puede transportarnos, en sí misma y de manera material, adicapriogatsbyprácticamente, a épocas distintas. Así. Nada más. Sin diálogos. Sin actuaciones. Sin escenografía adyacente. La música de algún ballet de Jean-Baptiste Lully, sonando como fondo de esa imagen de la rosa, nos transportará automáticamente -y aunque sea de manera puramente imaginativa en nuestros preconceptos, si no fuéramos cultos- a los grandes salones y las largas mesas y la feroz repostería y los alucinantes sombreros y los arreglos florales del reinado de Luis XIV en Francia, de la misma forma explosiva y contundente en que la famosa madeleine de Proust le abría -y nos abre- el camino y las puertas del pasado, como si junto a él estuviésemos asistiendo a la recreación de un mundo en las contorsiones de los pedazos de papel sumergidos en agua para volverse des fleurs, des maisons, des personnages consistants et reconnaissables, de même maintenant toutes les fleurs de notre jardin et celles du parc de M. Swann, et les nymphéas de la Vivonne, et les bonnes gens du village et leurs petits logis et l’église et tout Combray et ses environs, tout cela que prend forme et solidité, est sorti, ville et jardins, de ma tasse de thé.

Esto, esto sí, es espectáculo puro, más espectáculo aun, pues tiene alma, corazón, médula, profundidad y contenido(s).

Toda novela es un viaje al pasado. Incluso las “futuristas” de ciencia ficción. Ni se diga, obras como El Conde de Montecristo, Lolita, Don Quijote de la Mancha…

ajazzgrupoDe modo que si algo hubiese bastado para ambientar de manera precisa y absoluta la novela de F. Scott Fitzgerald en su paso al cine, habría sido -precisamente- la utilización apropiada de la música de una época, por otra parte tan eminentemente musical, como la del inicio de los años ’20, en el siglo pasado. Cierto que la música comparte raíces y motivos rítmicos y melódicos en sus diferentes estilos, que anuncian y presagian épocas futuras o retrotraen a las pasadas, y que en función de ello, un inteligente manejo de las sonoridades y los motivos rítmicos puede ofrecernos la modernidad de la música actual aunada a la sugerencia de la música de antes, pero eso es otra cosa. Otro asunto. En términos de allegarse instrumentos (y aquí, léase en ambos sentidos) para una ambientación consecuente y reforzada, nada como haber usado aquella música.aarmstrong20s

Puede The Great Gatsby de Luhrmann, triunfar en las taquillas de todo el mundo y generar otro soundtrack exitoso en ventas de discos, pero falla -a pesar de las impactantes actuaciones de Leonardo DiCaprio, Joel Edgerton, Tobey Maguire, Carey Mulligan y Elizabeth Debicki (todos!), y de las impecables cinematografía y edición de Duggan y Villa- en aquello en lo que F. Scott Fitzgerald triunfó más plenamente: La capacidad de compendiar en una misma obra el ambiente rugiente y clamoroso de los fabulosos 20’s (con su evolucionante y locuaz música de jazz fondeando los desmanes de flappers y riquillos), junto a las tormentas interiores, enclaustrantes, emotivas, solitarias y aisladas, románticas en el más puro sentido de romanticismo, de Gatsby y su literario entourage.

Para conseguirlo -entre otras cosas, pero quizá ésta una de las principales- Luhrmann tenía que haber escogido la música de entonces (dentro de la cual hay ejemplos magníficos asequibles por una simple pesquisa de inmersión en las discografías de colección), y haber decidido utilizar menos efectos y lenguaje del tipo fuegos de artificio, para darle su conveniente lugar al tratamiento tradicional cinematográfico de la obra en aquello correspondiente al ritmo lento, existencial, de las descripciones de la intemporal intimidad.

Conseguir eso basándose, o sin soslayar, el moderno lenguaje cinematográfico, no es imposible, pero sí, extremadamente difícil. Aparentemente, más allá de las posibilidades del brillante talento (en otros 048 sergiorubros) de Baz Luhrmann.

The Great Gatsby sigue hoy, a casi noventa años de su publicación, esperando una versión cinematográfica que la honre debidamente. La pregunta esencial es: Hace falta? Hoy por la noche, abriré mi ejemplar de The Great Gatsby (aquél que reproduce la portada original ilustrada magníficamente por Cugat) y veré, leyendo la novela, la mejor de las películas posibles que alguna vez pudieren realizarse sobre ella.

Vale.

_ _ _ _

SERGIO ANDRADE en TWITTER

_ _ _ _

Libros, novelas, cuentos, poemas, escritos por Sergio Andrade:

AMAZON

_ _ _

OTROS  LIBROS, LETRAS, CDs  y POEMAS de SERGIO ANDRADE

_ _ _  NUEVA MÚSICA LATINOAMERICANA

CD’s de SERGIO ANDRADE

NUEVA MÚSICA LATINOAMERICANA / CD DOBLE CÓMO PASA EL TIEMPO…! de Sergio Andrade y su Grupo, No.Cat.705105457956 , conteniendo 22 canciones -9 en el Primer CD y 13 en el Segundo-. Un CD Doble de Colección con Música de Fusión y Alternativa, Centro y Sudamericana.Homenaje y recuento de nuestras tradiciones musicales más folklóricas. Espacio donde se encuentran la música andina con la música pop, rock,  jazz y clásica, occidentales.
(Portada y Contraportada del Booklet Interior)
1 y 16
(Contraportada del CD )
Charola Cómo pasa el tiempo...! (Parte II)
Contiene los Temas:
CARO
CUBA
_ _ _ _

VIVIRÉ PARA AMARTE, con diez de sus más bellas canciones de amor

Portada y Link del CD VIVIRÉ PARA AMARTE de SERGIO ANDRADE

Contraportada del CD VIVIRÉ PARA AMARTE , de SERGIO ANDRADE

Contiene los Temas:

PARECE

LA MUCHACHA DEL VIOLÍN   

EXTRAÑÁNDOTE

TAN JOVEN

LA HORA MÁS TRISTE DEL DÍA

DECIR SU NOMBRE

BUENO EN LA CAMA

TE VAS

 APRENDERÁS

VIVIRÉ PARA AMARTE

_ _ _ _

– A VECES EL AMOR , con diez temas de amor, de los más íntimos y profundos, del cantautor Sergio Andrade

Portada OK

(Portada del CD A VECES EL AMOR…)

Charola A veces el amor...

(Contraportada del CD A VECES EL AMOR…)

Contiene los temas:

– NI UN DOMINGO MÁS

 LA NAVIDAD ES MALA CONSEJERA

– EL CORAZÓN DEBAJO DE LA CAMA

– NO ERA MUCHO PEDIR

 SI DE POR SÍ…

 A VECES EL AMOR…

– LO MÁS TRISTE DE TODO

 VACÍO

– SE ENTIENDE

– TRATÁNDOSE DE TI

_ _ _ _

 – SERGIO ANDRADE, sus Éxitos de Festival , con las canciones del cantautor que fueron premiadas en diferentes Festivales Nacionales e Internacionales, como YAMAHA, OTI, Viña del Mar, etc. Para vivir de nuevo una de las etapas más creativas de la música en Latinoamérica. Un CD DE COLECCIÓN.

MIS PREFERIDAS , primer disco de Sergio Andrade, de nuevo en el mercado, digitalizado y re-masterizado.

img para Portada Mis Preferidas OK

1.- No se vale

2.- No era mucho pedir

3.- Extrañándote

4.- Insurgentes

5.- Cada vez que te veo

6.- Tratándose de ti

7.- Divina

8.- Quisiera (Canción para mamá)

9.- Viviré para amarte

10.- Caro

El disco Mis Preferidas en esta versión digitalizada y remasterizada seguirá -sin duda alguna- quedando como un disco de colección y “de culto”, pues es una rara joya que nos permite viajar en el tiempo y experimentar lo más representativo de la música de los años ’80 en nuestro país.

_ _ _ _

PIANO PASSION nuevo CD Instrumental de Sergio Andrade  A la venta en iTunes y demás tiendas digitales . 

Portada(OK)

También en amazon MP3  , Spotify , Google Play, etc.

_ _ _ _

TODOS los CD’s,  A LA VENTA  en iTunes , amazon MP3  ,  Spotify , Google Play  y demás tiendas digitales.

Y en Formato Físico, con Entrega a Domicilio, de venta en:

PARA USA Y EL RESTO DEL MUNDO

PAGO CON PAYPAL PARA USA Y EL RESTO DEL MUNDO

También en:

bandcamp

y en:


PARA MÉXICO En Formato Físico, con Álbum Coleccionable de 16 páginas a color, dedicatoria del artista y Entrega a Domicilio
:

Escribiendo a <amarantorecords@gmail.com>

o en TIENDAS MIXUP

_ _ _ _

CANAL DE YOUTUBE DE SERGIO ANDRADE

Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,