Archive

Posts Tagged ‘tráfico’

EL PAÍS DE LAS VACAS

Charola festivalNo importa qué tan atractivas sean las banquetas, amplias, niveladas, los mexicanos prefieren andar por el arrollo (en este caso, indistinto, arroyo): por el centro de las calles y avenidas. Somos un país de vacas. Hasta creo que si se dejase a un grupo de vacas elegir su citadino sendero rumbo a casa, habría más probabilidades de que escogieren subirse a la banqueta y caminar por ahí.

Como los bueyes. Así, igualito.

El mexicano -y la mexicana- disfruta sobremanera andar por el centro de la calle. No le importa que la calle haya sido diseñada para los vehículos y automotores, él se baja de la banqueta y camina a sus anchas por ahí. Obstaculiza autos, motocicletas y camiones con sus bucólicos paseos; se dirige a su destino en grupos campechanos y sebosos conversando con los cuates, jalando a la familia, regodeándose en su andar burresco, siempre a media calle, lo más lejos posible de las banquetas y andadores.

vacasLas señoras (impresionante!) avanzan con sus bebés en carriolas por en medio de calles y avenidas, sin importarles el mayor peligro potencial que representa el tráfico de los autos que pasan a unos centímetros de sus inconscientes chamaquitos, a punto de barrerlos, atropellarlos. Y quién sería el culpable? El automovilista, por supuesto! Pareciera que las banquetas tienen un repelente de peatones.

vacaserrano2He andado muchos caminos, como Antonio Machado, y puedo decir sin temor a equivocarme, que en ningún otro país del mundo el peatón avanza con tanto desenfado por donde fue diseñado para que transiten los autos. En la India, quizá. Pero no, sólo en lo que se refiere a calles sin banquetas o áreas destinadas a los caminantes. Tratándose de calles amplias y avenidas, el transeúnte universal suele respetar las vías de los autos. Excepto en México.

Aquí ha llegado a ocurrirme que, de pronto, entrando a alguna calle, me siento como contemplando algún bajar de ganado de la Mesta por las cañadas de Andalucía, o en medio de un episodio de los sanfermines.

Invaden los mexicanos de tal manera las vías destinadas a los automóviles, que habría que aplicarles a ellos también el “No circula”.

vaca sueltaLa gente en México cree que reina sobre el asfalto como si se tratase de calle empedrada de Centro Histórico cerrada a la circulación.

Y lo mismo cuando se trata de carreteras. Camina el peatón por la cuneta? Por los lados? No! Camina por la carretera -como las vacas, pues-, exponiéndose a un salvaje atropello de tráiler o autobús.

Vacas…vacas… Eso son. Y ni quejarse en voz alta al pasar al lado de ellas, ni tocarles un claxon gigantesco mandado hacer ex profeso con un sonoro “Muuuuuu…!”, ni gritarles “Hijos de su vaca madre!“, porque se enojan, como si su derecho natural fuera andar por ahí.

Ah! Pero cuando se trata de sacar a cagar al perro frente a domicilio ajeno, ahí sí, las vacas se suben a la banqueta y caminan modosamente buscando jardineras. O cuando se cansan de andar y se suben a una bicicleta. Por dónde andan entonces?

Por la banqueta.

Día # 3 de CRÓNICA DE UNA GRABACIÓN DE CD

Día # 3 de CRÓNICA DE UNA GRABACIÓN DE CD

El día #3 de la grabación comienza con espíritu animado y confiante. Deberemos apresurarnos a tratar de que todo salga bien y rápidamente, pues el bajista tiene un compromiso ineludible y debe salir del Estudio a más tardar a las 2:30 de la tarde para poder llegar a tiempo a sus asuntos. Así que se impone darse ánimos uno mismo pues será un día “corto”. Si ya tuviésemos grabadas las bases rítmicas podríamos dedicar la tarde a realizar doblajes de otros instrumentos sobre los ya grabados…, pero hasta el momento no tenemos aún… nada. De modo que hay que tratar de grabar por lo menos un par de temas con la base rítmica, antes de que de la hora en que el bajista saldrá corriendo rumbo a su compromiso.

Sofía Andrade (la baterista y percusionista), que va desde otro lado hacia el Estudio, y por su cuenta, recuerda que hoy es Sábado y su auto no circula pues tiene placas de provincia! (Es de por sí olvidadiza). Llama desesperadamente a un servicio local de renta de autos tratando de que le lleven uno con urgencia. Los minutos corren y todo mundo está consciente de que el tiempo de una sesión de grabación es oro ($!), por lo que cada vez que a alguno se le hace tarde, el sufrimiento es sincero y… generalizado. Sofía resuelve lo del auto y arranca confiada pues piensa que por ser día Sábado habrá mucho menos tráfico en la Ciudad de México (ja ja ja! Pobre, si supiera que a veces en Sábado es peor!). La angustia de constatar lo anterior queda plasmada en el fragmento de vídeo que ella misma tomó para poder demostrarnos por qué se le había hecho tarde. (El fragmento de ella fue editado ya junto a otros que se tomaron en el Estudio en una edición que se realizó para colocarla en otra parte de esta entrada).

Yo paso por Rafael Díaz (el bajista) pues me queda de camino y cuando llegamos al Estudio ya están ahí (afortunadamente) los dos Ingenieros (Norberto Islas y Edén Calzada) y Luis Enrique Domínguez (guitarrista). Sofía llega un minuto después y podemos sonreír todos pues la grabación empezará puntualmente. Yo soy el que más sonrío interiormente pues tengo confianza en que algo haremos de ese momento hasta las dos de la tarde.

A partir de nuestra llegada al Estudio los detalles más importantes quedan plasmados en el pequeño vídeo mencionado anteriormente, que se encuentra más abajo en esta misma entrada. Detalles como el ruido en el bajo de Rafael, del que no localizábamos el origen…, como el tornillo y la pequeña llave que se rompieron en el puente de una de las guitarras eléctricas de Luis Enrique, etc. (Dado que los vídeos de la grabación tienen diferentes formatos, la calidad varía de una imagen a otra). Las imágenes son suficientemente explicativas de lo que sucedió el día de hoy, tercer día de grabación, en el que -por desgracia- tampoco grabamos NADA. (Al menos,” nada” que valiera la pena, pues apenas nos dió tiempo para darle un par de “corridas” al primer tema que grabaremos, y hacer una toma de referencia con la idea de apreciar cómo se oye el conjunto y corregir ciertos aspectos de la interpretación. Las mezclas de audífonos no eran las ideales y al checar lo que grabamos en esa toma quedó claro que había que modificar varias cosas, pero para ese momento el bajista ya estaba desapareciendo por la puerta de salida).

Si el Lunes ninguno de nosotros hace “San Lunes”, y nadie llega crudo al Estudio, tal vez consigamos tener la base rítmica del primer tema grabada para antes del mediodía (Padre Nuestro que estás en los cielos…).

Qué tienen que ver la política y la gastronomía con “la otra música”?

Que qué tienen que ver las recetas de cocina, las cuestiones sobre política y las reflexiones sobre filosofía y épocas pasadas que escribo en mi blog, con la “otra” música y  La “otra” música ?-(ése es el nombre del blog)-.

Me preguntan algunas personas lo anterior, y me reiteran que en un blog escrito por mí esperaban encontrar música, música, y más música… (y confiesan que también: Algunos chismes, revelaciones y memorias de mis amores, mujeres y aventuras), pero que les sorprende hallar textos y fotografías sobre materias y asuntos que no habían asociado conmigo.

La principal razón de esta diversidad proviene de que durante toda mi vida he sido inquieto, curioso, apasionado por aprender y conocer… y multidisciplinario. Poeta desde los cinco años y medio, declamador desde los tres, estudiante de piano desde los siete, astrónomo aficionado a los once, ufólogo a los doce, estudiante de Yoga y de disciplinas orientales  y esotéricas a los trece… y así sucesivamente en una riqueza de asuntos  e intereses de los que iré dejando constancia y recuerdos por aquí.

Pero el principal motivo por el que siento la necesidad de hablar de muchas otras cosas asociadas a la “otra” música, es porque no existe actividad aislada de su entorno y cada quehacer humano manifiesta la influencia de los demás quehaceres.  Las artes de una sociedad son fiel reflejo de la realidad socioeconómica y cultural de la misma. Cuando hablo con orgullo y gusto de la “otra” música me refiero a aquella que no es producida empresarialmente con el único afán de vender y ganar dinero, y para la cual los parámetros artísticos no están en función de imitar o copiar la música de “éxito” que otros hacen -y que está sonando a cada rato en la radio y la televisión-, con el afán de participar de dicho “éxito“. Ésta, la que yo hago -y otros también, aunque estemos en diferentes estilos y categorías- es la “otra” música: Con letras y textos diferentes, profundos e interesantes (como la canción de hoy -del blog-, que estás escuchando (CÓMO PASA EL TIEMPO…!), o puedes hacerlo dando click en el widget de soundcloud.com que aparece al final de esta entrada); con progresiones armónicas e instrumentaciones distinas y originales; con arreglos y estructuras que no siguen lo común y trillado sino que buscan lo novedoso y distinto; con un respeto máximo por la idea musical, por encima de los requerimientos del mercado, al grado de que para nosotros lo importante no es hacer una canción de tres minutos para que pueda ser tocada en la radio, sino, más bien, hacer una obra que la gente tenga el deseo de escuchar de principio a fin cuando se siente en su casa a disfrutar la audición de un CD…

Y es ahí donde hablar de otros asuntos está directamente relacionado, pues no es aislado ni fortuito que nos vaya mal en el Mundial y en los Juegos Olímpicos, ni que estemos dentro de los primeros lugares en el ranking de países más corruptos, con más narcotráfico,  y tengamos el primer lugar en obesidad infantil y en porcentaje de adultos obesos, y existan más de cincuenta millones de mexicanos viviendo en la pobreza extrema, y padezcamos un analfabetismo equiparado dramático…, y mil cosas más. Todo ello, todo junto, es producto de nuestra miserable realidad socioeconómica y de las fallas de un sistema político y de gobierno que no lleva -como muchos quisieran decir- diez años castigándonos, sino más de ochenta (aunque desde el cambio de curso, las dos últimas administraciones se hayan esmerado en demostrar una incompetencia e injusticia aun mayores que las anteriores). Así que para lograr efectivamente imponer una música diferente – así como una cultura diferente, un nivel deportivo diferente, una programación televisiva diferente, una literatura diferente a ser vendida en los puestos de periódicos y revistas, una educación primaria diferente, hábitos de alimentación diferentes, etc.- tendríamos que empezar por cambiar, de raíz, nuestra realidad económica, política y social, y por erradicar vicios y enfermedades. No es posible tratar de enseñar al pueblo a comer bien… cuando, para empezar, no tiene ni siquiera qué comer! De modo que hablar de lo mal que estamos en otras áreas, o proponer cosas buenas en las mismas, y recordar cuando no estábamos tan mal…, viene a ser absolutamente coherente con la idea de este blog, que pretende defender la “otra” música, e imponerla, aunque eso siga siendo una tarea quijotesca, mientras todo lo demás en nuestra situación como país, siga tan pésimo como está.

Pretender que nos oirán en medio del desierto… es soñar. Pretender que, cuando nos oigan, el desierto florecerá… es soñar. Pero quizá, por el momento, en este país , eso sea lo único que nos quede. Mientras pasa el tiempo…

Canción: CÓMO PASA EL TIEMPO…! (L.y M. Sergio Andrade) del CD Doble CÓMO PASA EL TIEMPO…! / SERGIO ANDRADE y su Grupo /amarantoRECORDS / 2010

_____

_____

NOTA: Todas las fotografías a color de este blog están protegidas autoral e intelectualmente y con Derechos de Explotación Reservados a favor de EXCIS S.A. de C.V., Sergio Gustavo Andrade Sánchez; y -la de hoy y aquéllas que provienen del booklet interior del CD con imágenes sobre nuestra realidad mexicana-: Gustavo Guillermo Pérez “Madgus” (un señor fotógrafo!).