Archivo

Posts Tagged ‘vacaciones’

Hotel Camino Real (Polanco): un timo, a la hora de analizarlo bien. O “El Traje de Moctezuma”.

noviembre 20, 2012 4 comentarios

Hotel Camino Real (Polanco): un timo, a la hora de analizarlo bien. O “El Traje de Moctezuma”.

Portada y Link del CD VIVIRÉ PARA AMARTE, de SERGIO ANDRADE

Sé que mi análisis crítico de un hotel engañabobos que se ostenta como el único “Resort” de la Ciudad de México, les tendrá sin cuidado a dueños, gerente y subgerente del mismo, y será únicamente un grito en el desierto que morirá, quizá, hasta en la misma ausencia de eco de las dunas, pero mi frustración y sensación de que mi familia y yo fuimos estafados, piden a gritos el lanzar otros gritos, aun mayores, para -por lo menos- desahogar el coraje.

Para el montón de hombres de negocios trajeados como si fueran una escena de Gattaca, o un cuadro extraído de alguna pesadilla futurista orwelliana o huxleyana, o para aquéllos que sólo utilizan los Salones para Eventos, el hotel Camino Real -“cinco estrellas”, “Gran Turismo Internacional”(!)- de Polanco, sobre Mariano Escobedo, a corta distancia de Chapultepec, podrá ser un opción viable y práctica, pero para aquéllos que buscamos un verdadero Resort para descansar con la familia en un viaje turístico a la Ciudad de México, el tal hotel es una pesadilla. A bloody fucking nightmare!

Comencemos por la poca transparencia de su página web en la que, a diferencia de otros hoteles y en un claro atentado al sentido de la práctica turista, no aparecen los precios de sus Suites. Hay que tomar el teléfono y engorrosamente ir preguntando a la operadora, Suite por Suite, el precio de cada una.

Ya en la recepción del hotel, ni un señalamiento para que los futuros huéspedes sepan en dónde formarse, lo que provoca que nacionales y extranjeros anden colocándose tras otras personas para que, al llegar al Front Desk, algún empleado con cara de atención fingida y sonrisa casi burlona les aclare que no debieron haberse formado ahí sino mire usted, en aquella fila que está allá, ahí con gusto lo atienden…

Curiosamente, los elevadores de acceso a algunas de las Suites más caras del hotel, son verdaderas latas de sardinas con un supuesto “cupo para diez personas“(en 2 metros cuadrados?). La cantidad de gente que usa dichos elevadores provoca que -los más desesperados y aprensivos- se apelotonen como en estación del Metro Pino Suárez a las seis de la tarde, o -los más pacientes- se queden a la espera del próximo. En un absurdo sentido del manejo hotelero, los “administradores” del Camino Real permiten que sus empleados de limpieza utilicen los mismos tales elevadores para subir y bajar por ahí, tanto ellos como sus carros con ropa sucia, etc.(!) Habrase visto!

Al llegar a la Suite ($13,617.24 por noche, en el caso de la Suite Virreyes con ampliación añadida, que ocupamos) uno esperaría poder tirarse en la cama para descansar tranquilamente de las peripecias del viaje, y de hecho así lo hicimos mi familia y yo… para ser despertados a los quince minutos por EL RUIDO ENSORDECEDOR DE UN HELICÓPTERO ATERRIZANDO EN UN HELIPUERTO A POCOS METROS DE LA SUITE!!! Minutos después -lógico- el despegue. La vibración de los grandes ventanales de la Suite y la menor, de los muros, eran impresionantes. Mientras miraba yo a mi esposa con cara de asombro e incomprensión, tratábamos de entender -pues a esas alturas aún no lo sabíamos- de qué podría tratarse.

El ascenso y descenso de helicópteros siguió, aproximadamente, cada media hora. Llamé a recepción para quejarme y para decirles que por lo menos debían habernos avisado de esa situación antes de rentarnos la Suite, y la señorita me juró por todos los santos del Santoral que era algo excepcional, único, debido a unos huéspedes de importancia universal que habían ido ese día al hotel, que al día siguiente no se repetiría, y que ya había checado con la Seguridad del hotel que el último vuelo despegaría a las 6:30 de la tarde, se lo prometo, ni uno más, ése será el último, me dijo. A las 6:50, ya relajados y felices por la promesa del silencio, volvimos a  sobresaltarnos con el aterrizaje de un helicóptero más!

Solicité cambio de habitación, pero me dijeron que otra Suite con las mismas características no estaría lista y limpia hasta un tiempo después, pero mire ahorita sí, ahoritita sí le juro por todos los santos del Santoral, esta vez del Cielo de todos los Universos posibles, que no habrá más helicópteros de aquí a la eternidad…

Narrar el calvario de lo que representa querer utilizar el servicio de Internet inalámbrico en el Camino Real Polanco, daría para escribir una novela entera. Y estoy pensando comenzarla. Mi hija menor, desesperada, tocó a nuestra habitación diciendo papá, no hay señal en este hotel, no puedo conectar mi iPad; la mayor tocó minutos después para decirnos que no podía utilizar su laptop; yo abrí mi MacBook para tratar de conectarme y… lo mismo. Cuando llamé para preguntar qué estaba pasando, me dijeron en recepción que el técnico iría a mi habitación en una media hora, pues estaba dando servicio en otra… Me quedó claro que el problema no era sólo nuestro.

Llegó el técnico, nos confesó que era un problema común pues hay mala recepción en el hotel, pero mire usted, si nos hacemos un poquito para acá, ya mejora un poco, y quizá en el segundo piso de la Suite sí consiga usted bien la recepción, o tal vez si abrimos las ventanas… saliendo al jardín…

No podía yo dar crédito a lo que el tipo me decía. En todos mis viajes por el mundo, en todos los hoteles en que he estado, incluidos los de la República Mexicana, había yo podido llegar y conectarme al servicio inalámbrico de Internet sin el menor problema; pero en el “grande” y “maravilloso” Camino Real Polanco, de la Ciudad de México, nos pasamos la primera noche sin conseguir la conexión.

A la mañana siguiente, acudieron dos técnicos más (por su aspecto y equipo parecían llegados directamente de Silicon Valley. Pusieron sobre la mesa del comedor nuestros cuatro dispositivos, dispusieron ahí mismo sus aparatos, abrieron ventanales, salieron al patio de la Suite, miraron a cielo, hicieron llamadas, pidieron redireccionar antenas, proporcionaron la direción IP de mi computadora, y le hicieron al cuento de tal manera que yo supuse que en unos minutos obtendría una conexión impecable.

Nada.

Prometieron volver con alguna solución.

Para la noche de ese segundo día (!) obtuvimos una precaria conexión a Internet, que iba y venía cada quince minutos. Imposible. Abrí desesperado sus libros de Servicios del Hotel y vi que ofrecían conexión directa por cable Ethernet; lo buscamos por toda la Suite, sin encontrarlo. Llamé a recepción y me dijeron ay! perdone usted es que no están actualizados nuestros libros, sí, alguna vez tuvimos ese servicio pero ya no, ahí dice que sí, pero no…

Para curarnos la tristeza decidimos pedir Room Service. El menú del mismo ofrece que llevan platillos no sólo de la cocina principal del hotel, sino de algunos restaurantes que en él se encuentran (Bice Bistró, China Grill, Token, etc.). El Arroz Mixto, el Papardelle, un Club Sandwich que parecía de los ofrecidos en 7 Eleven y OXXOS, un tiramisú y los frappés Capuccino y Ice Moka,no llegaron ni a categoría hotelera de dos estrellas. Una experiencia “gastronómica” desagradable y más aun, tratándose de un hotel tan caro y supuestamente tan “bueno” e “importante”.

A las 9:30 de la mañana del tercer día, otro helicóptero! Me levanté, comentamos mi señora y yo que ese hotelucho no daba para más, y nos dispusimos a checar de salida.

Olvidaba decir que en el lujoso Hotel Camino Real Polanco, hay que esperar cerca de quince minutos para que salga el agua caliente por las llaves de los baños correspondientes. De veras, que ni en el Motel de mi tío Efraín, allá cerca de Nanchital…

Después de ejercitar la paciencia esperando el agua caliente y ya que uno se bañó, unas toallas percudidas de pequeñas dimensiones, en comparación con otras en buen estado y gigantes, propias para secarse confortablemente, de hoteles menos pretenciosos pero más honestos y mejores que esta estafa del Camino Real Polanco. No pude menos que pensar en el cuento de El traje del Emperador, en que todos abrían la boca frente a una maravilla inexistente. Será el Camino Real Polanco algo así como el traje de un emperador muy mexicano, tipo Moctezuma? Será parte de su venganza contra los visitantes blancos y barbados? De ser así, lo apoyo. Con tal de no volver con mi familia ahí, jamás.

Lástima de la bella arquitectura de Ricardo Legorreta. Pero, para admirarla, puede uno ir únicamente a comer a alguno de los restaurantes del hotel (al Morimoto, por ejemplo), a tomarse una copa al bar, o simplemente a recorrer sus instalaciones.

Si se trata de vacacionar turísticamente y de descansar con la familia o con su pareja, eviten el Camino Real Polanco, a como dé lugar. Forget about it!

—————-

TWITTER

________

VÍDEOS

NUEVOS CDs 

VIVIRÉ PARA AMARTE, con 10 de sus más bellas canciones de amor:

Portada y Link del CD VIVIRÉ PARA AMARTE, de SERGIO ANDRADE

Contraportada del CD VIVIRÉ PARA AMARTE, de SERGIO ANDRADE

Contiene los Temas:

PARECE  (Segundo Lugar en el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar/ Chile/1985)

LA MUCHACHA DEL VIOLÍN

EXTRAÑÁNDOTE

TAN JOVEN

LA HORA MÁS TRISTE DEL DÍA

DECIR SU NOMBRE

 BUENO EN LA CAMA

 TE VAS

APRENDERÁS

VIVIRÉ PARA AMARTE

_ _ _ _

_____

– SERGIO ANDRADE, sus Éxitos de Festival , con las canciones del cantautor que fueron premiadas en diferentes Festivales Nacionales e Internacionales, como YAMAHA, OTI, Viña del Mar, etc. Para vivir de nuevo una de las etapas más creativas de la música en México. Un CD DE COLECCIÓN.

Contiene los Temas:

JUGUEMOS A CANTAR

AGÜITA DE COCO (Fiesta en mi Pueblo)

SUAVEMENTE

A LA VUELTA DE LA ESQUINA

TIERNO

ESO NO SE HACE

TIEMPOS MEJORES

PARECE

LA ÚNICA MUJER SOBRE LA TIERRA

QUISIERA (Canción para Mamá)

AMBOS,  a la venta en iTunes , amazon MP3 , Spotify, Google Play  y demás tiendas digitales.

Y en Formato Físico, con Entrega a Domicilio, de venta en:

PARA USA Y EL RESTO DEL MUNDO

PAGO CON PAYPAL PARA USA Y EL RESTO DEL MUNDO

TAMBIÉN EN:

PARA MÉXICO, Edición Especial, con Álbum de Colección de 16 páginas a color, dedicatoria del artista, y Entrega a Domicilio:

Escribiendo a <amarantorecords@gmail.com>

Más Libros, CDs, Letras y Artículos de Sergio Andrade, en  http://www.sergioandradeonline.com

CANAL DE VIDEOS  de  Sergio Andrade

LAS PARADOJAS DE LAS VACACIONES DE SEMANA SANTA (en MÉXICO) y otras locuras…

LAS PARADOJAS DE LAS VACACIONES DE  SEMANA SANTA (en MÉXICO) y otras locuras…

"Trailer Park" en Antón Lizardo; Veracruz

Continuando con este viaje de dolor familiar en que hay que poner buena cara para que los hijos no perciban  el tamaño de la angustia por el posible cercano fallecimiento del ser más querido -a los hijos no deberíamos cargarles los pesos de la muerte-, entremos en detalles de verdadera locura. México es uno de los países con mayor biodiversidad y con innumerables encantos naturales, arquitectónicos y culturales, playas, desiertos, selvas, planicies y montañas. Un país así -diría usted- habría de ser puntal en el turismo internacional; algo así, como España, Francia y anexas.

Pues no. Resulta que nuestros gobiernos -tradicionalmente priistas y ha poco panistas-, y especialmente sus psicotrópicas Secretarías de Turismo, se han encargado de mantenernos en la mediocridad de explotación y servicios turísticos, manteniéndonos en un muy triste lugar  del ranking mundial, donde los extranjeros que vienen siguen siendo pocos y, en su mayoría, depauperados y patanes. La culpa es nuestra, ni siquiera podemos darle un buen servicio al turismo nacional.

Tome usted, por ejemplo, el caso de playa Chachalacas, en el Estado de Veracruz. En otros países, al sentir la creciente afluencia de visitantes, renvierten lo ganado en años anteriores, mejoran la infraestructura y esperan y reciben a los visitantes de nuevos años con una base de mayores ofertas, prestaciones, recursos y servicios. Aquí -una consecuencia más de la pobreza económica y mental de nuestra nación- lo único que quiere el prestador de servicios turísticos es gastarse el dinero que sacó durante el último período vacacional…, y que se siga pudriendo el turismo que venga. Falta de señalización, de buenas vías para acceso a los lugares; poco voltaje en las instalaciones de electricidad y luz (los transformadores, si hay, se botan a cada rato por la cantidad de gente que llega); poco personal para atender a los viajantes (consecuencias: servicio tardado, gritos y empujones, platos, tenedores y vasos mal lavados…).

"Querreque..."

Pero el turista mexicano -hambriento y sin puntos de referencia- tiene gran parte de la culpa, pues acepta todo el maltrato con la cabeza agachada, como cuando llegaron los españoles, y no se queja formalmente ni boicotea los lugares en que lo agreden cobrándole por servicios que valen para pura ma…la suerte. Corrijo: En realidad no es culpa del pobre viajante mexicano el no quejarse. Él vive tan ansioso de tomarse unos miserables días de descanso de su miserable trabajo (si

UN CAMARÓN DENTRO DE LA MOTOR-HOME.(La falta de costumbre, al de Coatzacoalcos se le olvidó cómo quema el sol de Veracruz...)

es que tiene) con su miserable sueldo (producto de la deprimidísima situación económica provocada por las administraciones anteriores y empeorada por el actual gobierno), que, para él, cualquier jumento mal nacido y enclenque, es caballo árabe, de raza.

Ahí tenía usted a los turistas, en Chachalacas, en lo que debía haber sido un momento vacacional a la altura de su pago y sus expectativas, sufriendo la aglomeración, las incomodidades, los baños de la zona del camping y de restaurantes, sucios, al extremo de la marranez más plena,y con pedazos de tela colgando de mecates a manera de páneles divisorios entre las tazas de cagada… y otras linduras. Que por propiedad me callo.

En el puerto de Veracruz, y Mocambo, en la laguna de Mandinga -lugares excelsos por otras circunstancias-, en general, el mismo problema: Mala comida, pocos empleados, mucha suciedad, tardanza en los servicios y -si no fuera por la gente sonriente deseosa de reír tan sólo porque la pelota botó más alto-, un infierno. Paradójicamente,  en períodos en que la infraestructura turística debería brillar más, brilla por su ausencia. México lindo y querido, si muero lejos de ti…! (Pero -han de decir los optimistas-, en estos tiempos de violencia indiscriminada, el simple hecho de poder regresar vivo y coleando a casita y no morir entre los disparos de un enfrentamiento -como el de hace unos días en el Puerto de Veracruz, que dejó diez muertos-, ya es ganancia. Ah!, pues eso sí, ni hablar. Hay de penas a penas…). Así que dirán -como siempre- que no es para tanto. Y la carreta alegórica de paja seguirá avanzando por los siglos de los siglos…

El problema, siempre lo diré, sigue y seguirá siendo Pedro Infante. Y Televisa, promotora incansable de la perpetuación de las estructuras de sometimiento, enajenación e idiotización de los pobres, y vocera permanente de los intereses de la clase poderosa (Que la Familia se mantenga unida, …pues es mucho más fácil venderles Sabritas y Telenovelas a todos sentados estúpidamente en la sala de una casa…). Y exhibidora ad aeternum de las películas del de Guamúchil. Mientras no nos quitemos -arrancándonoslas con rabia- del alma esas tres películas malsanas (Nosotros los pobres, Ustedes los ricos y Pepe, El Toro), seguiremos mal entendiendo el orgullo, agachando la cabeza en cosas que sí importan, sin reclamar a voz en cuello, creyendo que poverty is good, que lo importante es estar unidos y en familia (aquí está su pobre casa, le echaremos más agua a los frijoles), mantenernos vírgenes, rezarle mucho a la Virgen Mayor y tratar de ser siempre, SIEMPRE… pobres, pero honrados. Y a mucha honra! Ah! y -por supuesto- gritar bien fuerte (sic): “Ay -ja- jay- ja- jay!, sírvanme las otras, y que viva México, cabrones, jijos del máiz!“.

Pero eso sí, la última y nos vamos. “Chava” Flores, letrista gigantesco y muy talentoso compositor dio en el clavo de nuestra patética idiosincrasia muchas veces. Aquí, ya no nos resta más que recordar aquel chiste en que San Pedro, después de ver todas las maravillas naturales que Dios había colocado entre los ríos que algún día se llamarían Bravo y Suchiate, preguntó a Nuestro Señor: “Pero cómo?! -amado Omnipotente-, cómo vas a colocar en esa parte del mundo tanta belleza y tanta riqueza, qué dirán los habitantes de otras latitudes? Van a sentirse muy mal por la injusticia!“; Dios, el Todopoderoso, le respondió con sonrisa maliciosa: “Ni te apures, nomás espérate tantito; ahí mismo voy a poner a los mexicanos, y con eso, va a estar todo compensado!“.

Dios -ni duda cabe- ES SABIO!

Al final del día, el regreso al Hospital. A fin de cuentas, esta vida se reduce a una alternancia entre los muertos y los vivos.

Hasta mañana.

El día que me confundieron con un toro (Fernando Valenzuela), y más peripecias de viaje

El día que me confundieron con un toro (Fernando Valenzuela) y más peripecias de viaje

Sí, soy yo.

En este viaje emprendido para visitar una vez más a mi madre, enferma de gravedad y hospitalizada desde hace un buen tiempo, ahora acompañado de la familia, van sucediendo las cosas más absurdas, “psicotrópicas” y surrealistas.

He sido amante del campismo desde hace muchos años. Para mí estar en contacto directo con la naturaleza es uno de los mayores placeres. Las imágenes de un valle entre bosques alumbrado únicamente por la luna y las estrellas; de una vasta planicie rematada en el horizonte por el contorno de abruptas montañas acogedoras de la inmersión del sol con los dorados y violetas de un crepúsculo; de las olas del mar llegando con la marea crecida hasta remojar las paredes de mi tienda de campaña…, son de las cosas más hermosas entre las disfrutables de esta vida mía.

Mi amor por el campismo me llevó a realizar la publicidad de dos eventos importantes en los años ochenta: EXPO CAMPISMO 1987 y EXPO CAMPISMO 1988, eventos importantísimos para todos aquéllos que vibraban con un remolque, una motor home, una tienda de campaña, un buen fuego al anochecer en la soledad de la montaña… Dichos eventos fueron organizados por CANACINTRA y en ellos participaron como expositores las empresas más importantes de fabricación de vehículos para uso recreativo y artículos para campismo. En 1987 la exposición se llevó a cabo en el bellísimo Parque Natural “El Chico”, en el Estado de Hidalgo; y en 1988 en el Parque Naucalli, frente a las Torres de Satélite.

Hacer la publicidad de ambos eventos fue para mí una experiencia gratificante y diferente en un momento de mi vida en que -como suelo hacer de vez en cuando- tomo un descanso en mis actividades musicales para refrescar mis ideas y mi creatividad. Y todo esto, a qué viene a cuento? -habrán de decir ustedes a estas alturas de la lectura de esta entrada de mi blog-. Pues, simplemente, a que, mi decisión de aprovechar estas vacaciones para llevar a mi familia conmigo para que me acompañaran en esta ocasión a visitar a mi madre al lugar donde está internada en el Estado de Veracruz, llevó aparejada otra: La de irnos todos juntos en la motor home que tenemos y en la cual solemos viajar en períodos vacacionales, pues -afortunadamente- mi esposa comparte conmigo el gusto por el campismo (sí, cóooomo no!, sobre todo…!), y mis hijas (ésas sí!) salieron -gracias a Dios- con los mismos genes míos, proclives a aguantar los enjambres de mosquitos y a caminar descubriendo recónditos lugares entre selvas y barrancos…, ah! , y por supuesto, a freír una buena trucha en la margen de algún río.

Pues resulta que justamente hace un par de días, cuando estábamos comprando en City Club unos páneles solares, ya estando yo en la caja a punto de pagar, una señora muy emocionada se acerca con papel en mano y casi en el colmo del paroxismo  me dice: “Ay!, qué bueno…, me da su autógrafo por favor? A mi hijo también le encanta el béisbol!“. Aunque seguramente no con la misma frecuencia que a Paul McCartney, pero sí con regularidad, la gente me pide autógrafos y estoy acostumbrado a ello  y a que mis fans se me aproximen sonriendo; pero me sonó raro eso de… el béisbol. El asunto me quedó claro cuando el esposo de la susodicha llegó barriéndose (para no salirnos del tema deportivo) dos segundos después con pluma en mano para que pudiera yo firmar y me dijo: “Dedíqueselo a mi hijo, por favor, lo admira mucho…!“. Ahí mi vanidad se fue por las nubes y pensé que tal vez el muchacho sería amante de la buena música, o me admiraría por mis ultra comentadas capacidades amatorias y de seducción…, pero se me vino hasta el suelo cuando el señor completó su discurso con: “…es usted Fernando Valenzuela, verdad?”.

Al comprender todo solté la carcajada y le dije “No señor, el cuerpo será muy similar pues los dos parecemos tambos de doscientos litros, pero ya quisiera yo lanzar así, y él tal vez quisiera componer, cantar y tocar el piano como yo; soy Sergio Andrade, mucho gusto…“. Ahí, la señora se apenó y yo le dije -pues conozco el sentir de algunas señoras cuarentonas moralinas que se creyeron todas las paparruchadas que inventaron sobre mí-: “Tal vez ya no vaya a querer usted mi autógrafo…“. El esposo, rápido en el pensamiento y la acción, respondió sonriente: “Sí, claro que sí, por supuesto, lo que pasa es que lo confundí, pero ya decía yo que era alguien famoso…!“.

De modo que una vez firmado el autógrafo para el hijo, pagué, comencé a manejar mi carrito de la compra y salí de la tienda sonriendo y evocando aquellos tiempos de mi juventud en que me parecía maravilloso que un mexicano fuera famoso mundialmente, ponchara a tanto gringo payaso, ganara muy buen dinero y fuera una verdadera super estrella, proveniente de un país que no precisamente se caracteriza por producirlas. El fenomenal pitcher Fernando “El Toro” Valenzuela, fue capaz de llegar, como quien dice, a venderle hamburguesas a McDonald’s; como quien dice,  a venderles pizzas a los neoyorquinos; y pudo, en muchísimas ocasiones, darles a los americanos una sopa de su propio chocolate.

No soy Fernando Valenzuela, pero sí -en algún momento de mi vida-  me habría gustado serlo.

Mañana, la siguiente Crónica de la continuación de nuestro viaje. Saludos desde los límites de Puebla y Veracruz.

 

Más detalles de textos, canciones, temas y libros de Sergio Andrade, en:

                                    http://sergioandradeonline.com

Y TÚ, CUÁNDO SALDRÁS A BUSCAR TU PARAÍSO?…y DE TODO COMO EN BOTICA.

Y TÚ, CUÁNDO SALDRÁS A BUSCAR TU PARAÍSO?

El mundo se divide en dos tipos de personas: las que en un determinado momento de sus vidas deciden perseguir un sueño, alcanzar su paraíso, buscar nuevos caminos y concretar una vida parecida a la de sus fantasías…, y aquellas otras que nunca dan el paso, ya sea por no decidirse jamás realmente, o porque su decisión no acaba por ser más que una serie de tibios intentos para lograrlo.

Es condición del ser humano -reza el proverbio árabe- ver siempre más verde el jardín del vecino. Y ello se debe fundamentalmente a que nos atrae aquello que nos falta, aquello que no tenemos, aquello que vemos que existe al lado o lejos de nosotros, pero fuera de nuestro alcance. Salimos a buscar nuestro entorno, aquél que nos complete, en el que hallemos los sonidos,sabores y colores que nos falten. El esquimal sueña con los paraísos del Caribe; los latinos tercermundistas sueñan con vacaciones en Vail; Colorado, esquiando sobre la nieve; los socialistas sueñan con el capitalismo, y los capitalistas sufridores de las injusticias del sistema suponen que en el régimen socialista encontrarán respuestas más justas para solucionar los problemas de la forma en que viven. Al esposo de la ex Miss Universo se le antoja la vecina chaparra, patizamba y regordeta, la del siete.

De modo que la vida se convierte en un continuo soñar obtener aquello que no poseemos, en soñar conocer aquellos lugares que nos han gustado al verlos en una película, en una postal, en un cuadro, en soñar encontrar los propios paraísos, y lo que diferencia a las personas es la mayor o menor decisión con que abordan sus intentos para alcanzar aquello que han definido como su propio sueño, su particular ilusión, su paraíso personal. Algunas permanecen soñando y diciendo “mañana iré”,” mañana empezaré”, “el mes próximo lo haré”, “el año que entra renunciaré”, “cuando consiga ahorrar, viajaré”. Y otras, las más decididas, o siguen el camino cuantitativo de ir preparando diariamente poco a poco todo aquello que necesitan para cambiar de vida y abordar aquella con la que han soñado…, o el cualitativo: aquél en que de pronto rompen con su situación y de golpe ingresan en las nuevas posibilidades que les brinda el sueño largamente acariciado. Buda, después de su encuentro con las miserias de la vida; Paulo de Tarso, después de su dramático episodio en el camino; Rimbaud al decidir que ningún hallazgo poético trascendental valía lo que los viajes de descubrimiento de su propia identidad convertida en tranquilidades económicas y riqueza; Gauguin en los mares del Sur retozando en los regazos de las morenas voluptuosas autóctonas, y Georgia O’Keefe partiendo definitivamente hacia Nuevo México para pintar rocas, desiertos y vaginas disfrazadas de flores, son contados ejemplos entre millares y millares en los que un hombre o una mujer en particular decide romper con la inercia de una vida que le resulta infructuosa y aburrida, y comienza otra, aun entre pesares, pero que le brinda por lo menos la promesa de aquel sueño lleno de colores, de emociones y felicidad, que sabe que nunca hallará en la mediocridad de su mundo actual.

Quizá no haya mayor pecado que el de no ser feliz. Y hablando de paraísos, no habrá mayor pecado que el de no ser capaces de buscar nuestro propio paraíso. La vida es una sola, es corta y problemática. Lamentablemente dolorosa. No le queda al ser humano mayor recurso que disparar a las alturas, soñar en grande y despertarse un buen día con la plena convicción de que sólo dando el primer paso iniciará su caminar por esa senda que lo llevará a su propio cielo en la tierra y a su particular felicidad. Hay seres que se conforman con esa vida mediocre, monótona y mecanizada que los lleva a cobrar regularmente las míseras quincenas que capciosamente le aseguran la supervivencia diaria, con los diez días de vacaciones al año y la promesa de una pensión decente hacia el final de sus días. Y ahí los tienes: levantándose cada día a las cinco y media de la mañana para bañarse, desayunar a las carreras un trozo de huevo y salir corriendo a su trabajo entre embotellamientos y empujones en el Metro; así, día tras día, año tras año, con la ilusión de que podrán ahorrar para comprarse un autito, o pagar a plazos un viajecito de fin de semana a Cancún o a Las Hadas… Otros, se llenan de coraje, de valor, respiran profundo y se lanzan a la búsqueda del imposible; tal vez no lo encuentren, tal vez se equivoquen en la ruta, tal vez el alcanzar lo soñado traiga aparejados problemas nuevos (aquí se solazarán aquéllos que suelen equívocamente decir que hay que tener cuidado con lo que se sueña pues puede uno lograrlo), pero lo importante es el intento, pues la gratificación y el pago mismo es la satisfacción de haber sido capaces de separarnos de aquel camino en el que prácticamente ya no podíamos respirar. De modo que ese momento crucial en el que cortamos el cordón umbilical y  rompemos ataduras se convierte en el mágico momento de saltar al vacío; nuestro estómago e intestinos se encogerán como si saltásemos del Golden Gate en bungee y a la mitad nos diésemos cuenta de que no nos colocaron la cuerda elástica! Pero vale la pena. Aun ese momento breve de volar como las aves, de ser capaces de algo más, de rozar lo imposible…, valdría la pena, si supiéramos disfrutarlo y aprovecharlo. Vale más luchar y perder, que jamás luchar. Vale más buscar y no encontrar, que quedarse uno cruzado de brazos frente al televisor, criticando a los que luchan, opinando sandeces. Qué más da si Cristóbal Colón jamás llegó a las Indias Orientales con las que soñaba, qué más da si se le atravesó en el medio un continente que no previó; lo importante es que aquello que consiguió valió la pena y, por encima de todo y lo más importante: se divirtió en la búsqueda, en el camino. De eso, simplemente, se trata la vida.

————————————————-

de todo como en botica.- Hay declaraciones que nos arrancan las carcajadas más sonoras: dice el Secretario de Salud Federal, José Ángel Córdova,  que en seis años se revertirá la obesidad infantil en México. Ja ja ja ja ja ja! (Es tarea de los políticos tratar de dar cotidiana y sistemáticamente al pueblo, atole con el dedo)//Después de las presiones mediáticas y de las juntas con consejeros de educación pública, las grandes compañías transnacionales de bocadillos y porquerías para el pueblo hallaron la forma de darle vuelta a la situación: disminuyeron el tamaño de las porciones de sus productos empaquetados. Ahora el gordo de tercero de primaria en vez de comerse un Gansito…, se comerá dos!//Cría fama y échate a dormir, dice el refrán popular.

De lo poco MUY BUENO aún vigente en LA FONDA DEL RECUERDO: el Grupo SENSACIÓN JAROCHA

La Fonda del Recuerdo tuvo sus épocas de oro al ser un restaurante donde podían los comensales degustar comidas típicas de Veracruz y las huastecas, dentro de un ambiente musical alegre y acogedor. El restaurante tuvo tanto éxito que comenzaron a llegar camiones con turistas, se amplió, se convirtió en un monstruo de tres pisos y se volvió molesto hasta por el hecho de que permitieran incluso a tres grupos musicales diferentes y de diverso estilo interpretar sus melodías a la vez entre las mesas de los asistentes. Pero lo peor fue haber caído en la comodidad de las raciones y los ingredientes. Las gordas de masa, los tamales de elote e incluso los toritos (bebidas alcohólicas con frutas) se comenzaron elaborar de manera industrializada y acabaron por perder aquel encanto de lo verdaderamente casero. Aún sigue siendo un lugar recomendable pero ya en el descuido de sus sillas sucias y en la falta de flexibilidad para satisfacer los gustos particulares de algunos asistentes, se aprecia la decadencia.//Para estos días de frío, nada como una variante de la bebida llamada toddy de tequila caliente: pon cuatro cucharadas de tequila, dos cucharadas de miel, unas rodajas de lima, dos ramas secas de canela y un poco de agua caliente en una jarra pequeña; mezcla todo y bébetelo bien caliente. Si no se te quitan la gripa y el frío, por lo menos comenzará a quitársete la tristeza.

SALUD !

Qué, no ves? ¿No ves cómo pasa el tiempo...?

Qué, no ves? ¿No ves cómo pasa el tiempo…?

 

 

LETRA DE LA CANCIÓN “PARAÍSO” (L.y M. Sergio Andrade), del CD “CÓMO PASA EL TIEMPO…!” (Vol. II)

Hay un paraíso
para aquél que pueda
derramar sonrisas
en su herida abierta
Hay un puerto hermoso
para aquél que vea
tierra firme y luz
entre la tormenta,
para aquél que entienda
que aunque nada es fácil
y el amor es frágil…
hay que amar!

(na na na na na)

Hay un cielo azul
para aquél que crea
que al abrir las ostras
brotarán las perlas
Hay un gran mañana
para aquél que sepa
a pesar del hielo
levantar cosechas
para aquél que entienda
que aunque nada es fácil
y el amor es frágil…
hay que amar!

(na na na na na)

Hay un paraíso aquí en la tierra
listo para todo aquél
todo aquél que tenga fe
todo aquél que sepa amar
y que crea de verdad!

((Nota:-En este mismo blog, en otras entradas, podrás encontrar otras letras de canciones de Sergio Andrade))

_ _ _ _

TWITTER

_ _ _ _

Para más información sobre libros, novelas, cuentos, poemas, escritos por Sergio Andrade, visita:

AMAZON

_ _ _ _

——————————-

CDs de SERGIO ANDRADE

VIVIRÉ PARA AMARTE, con diez de sus más bellas canciones de amor

Portada y Link del CD VIVIRÉ PARA AMARTE de SERGIO ANDRADE

Contraportada del CD VIVIRÉ PARA AMARTE , de SERGIO ANDRADE

Contiene los Temas:

PARECE

LA MUCHACHA DEL VIOLÍN

EXTRAÑÁNDOTE

TAN JOVEN

LA HORA MÁS TRISTE DEL DÍA

DECIR SU NOMBRE

BUENO EN LA CAMA

TE VAS

 APRENDERÁS

VIVIRÉ PARA AMARTE

_ _ _ _

– A VECES EL AMOR , con diez temas de amor, de los más íntimos y profundos, del cantautor Sergio Andrade

Portada OK

(Portada del CD A VECES EL AMOR…)

Charola A veces el amor...

(Contraportada del CD A VECES EL AMOR…)

Contiene los temas:

– NI UN DOMINGO MÁS

 LA NAVIDAD ES MALA CONSEJERA

– EL CORAZÓN DEBAJO DE LA CAMA

– NO ERA MUCHO PEDIR

 SI DE POR SÍ…

 A VECES EL AMOR…

– LO MÁS TRISTE DE TODO

 VACÍO

– SE ENTIENDE

– TRATÁNDOSE DE TI

_ _ _ _

– SERGIO ANDRADE, sus Éxitos de Festival , con las canciones del cantautor que fueron premiadas en diferentes Festivales Nacionales e Internacionales, como YAMAHA, OTI, Viña del Mar, etc. Para vivir de nuevo una de las etapas más creativas de la música en Latinoamérica. Un CD DE COLECCIÓN.

Contiene los Temas:

JUGUEMOS A CANTAR

AGÜITA DE COCO (Fiesta en mi Pueblo)

SUAVEMENTE

A LA VUELTA DE LA ESQUINA

TIERNO

ESO NO SE HACE

TIEMPOS MEJORES

PARECE (Remix)

LA ÚNICA MUJER SOBRE LA TIERRA

QUISIERA (Canción para Mamá)

_ _ _ _

CD DOBLE CÓMO PASA EL TIEMPO…! de Sergio Andrade y su Grupo, No.Cat.705105457956 , conteniendo 22 canciones -9 en el Primer CD y 13 en el Segundo-. Un CD Doble de Colección con Música de Fusión y Alternativa, Centro y Sudamericana.Homenaje y recuento de nuestras tradiciones musicales más folklóricas. Espacio donde se encuentran la música andina con la música pop, rock,  jazz y clásica, occidentales.
(Portada y Contraportada del Booklet Interior)
1 y 16
(Contraportada del CD )
Charola Cómo pasa el tiempo...! (Parte II)
Contiene los Temas:
CARO
CUBA
_ _ _ _
TODOS,  a la venta en iTunes , amazon MP3  ,  Spotify, Google Play  y demás tiendas digitales.
Y en Formato Físico, con Entrega a Domicilio, de venta en:

PARA USA Y EL RESTO DEL MUNDO

PAGO CON PAYPAL PARA USA Y EL RESTO DEL MUNDO

También en:

bandcamp

y en:


PARA MÉXICO En Formato Físico, con Álbum Coleccionable de 16 páginas a color, dedicatoria del artista y Entrega a Domicilio
:

Escribiendo a <amarantorecords@gmail.com>

o en TIENDAS MIXUP

MÁS LIBROS, LETRAS, CDs, POEMAS de SERGIO ANDRADE

CANAL DE YOUTUBE DE SERGIO ANDRADE